Navigation Menu
Berat

Berat

on 30/07/2012

Share This: Berat, la ciudad de mil ventanas   Tras el recorrido por lo que hace 30 años fueron carreteras pero hoy parecen rocódromos (ver el post anterior acerca de Durrës y las carreteras de Albania) y muchas más horas de coche de las que Google nos sugería, llegamos al fin a Berat, que resulta ser un bonito pueblo de postal distribuido en varios barrios ubicados en laderas de pequeños montes, con el río Osum seccionándolo por la mitad. De hecho, Berat es uno de los pocos lugares de Albania que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y también es considerado el pueblo más antiguo del país (los orígenes se remontan a antes de Cristo). El pueblo es agradable, y se nota que es turístico, aunque parece turismo de interior, ya que no vemos mucho extranjero aquí. De hecho lo notamos en las miradas de la gente, se nota que somos de fuera y no están tan acostumbrados como en otros sitios. La gente en Berat  por la tarde tiene un hobby: camina arriba y abajo, constantemente, por un amplio y arbolado paseo que atraviesa el centro del pueblo, con algunas terrazas y bares a un lado. Quizás sea porque es sábado, pero todo el mundo pasea y come pipas, en pequeños grupos, hablando; llegan al final del paseo y otra vez para atrás, pasean y comen pipas, arriba y abajo, venga a andar y andar. Curiosa forma de pasar la tarde del sábado, no sé quién va ganando ni cuántas vueltas le saca al último. Berat atardeciendo Que cuqui! - Pican o no pican? - Con usted ya van 11   Hay una gran universidad en Berat, llama la atención el estilo arquitectónico, tiene un aire muy megalómano que desentona con la apacible arquitectura del pueblo, y parece no estar terminada de construir del todo por estas fechas. Nos paseamos por los jardines de alrededor e incluso nos conseguimos meter dentro a pesar de que ya es de noche, pero finalmente un guarda nos invita amablemente a irnos de allí. Berat también tienen un castillo, o las ruinas de un castillo milenario, en lo alto de una colina. Aunque no queda mucho en pie o reconocible dentro del gran perímetro de la fortaleza, ésta...

Leer más
Durrës y las carreteras de Albania

Durrës y las carreteras de Albania

on 30/07/2012

Share This: Durrës, el horror arquitectónico hecho playa   Antes de ir a Berat desde Tirana hicimos una parada táctica con nuestro coche en Durrës, la ciudad portuaria de Albania y su principal playa, reclamo turístico de todo el país e incluso de otros vecinos como Kosovo o Macedonia. Durrës me pareció un horror arquitectónico; lo que en España hemos hecho y criticado tanto, aquello de la masificación urbanística costera, ese Benidorm que a todos nos viene a la cabeza cuando pensamos en aglomeración playera… Pero llevado a una escala superior. Vale, me podréis decir que es herencia de la época comunista, pero cuando ves los cerca de 10 km de playa  de la segunda ciudad más grande de Albania atestados de bloques de apartamentos en primerísima línea de mar, y las miles de sombrillas abarrotando la arena mientras pareces transportado a décadas atrás o crees estar en una peli de Kusturica, el resultado es hacer exactamente lo que hicimos: tomar una cerveza rápida a la sombra, meterse en el coche, encender el aire acondicionado (el calor era sofocante) y salir huyendo de allí. Hasta luego, Durrës! Durres, infierno hecho playa Durres Un hueco, por favor?   Saliendo de Durrës hacia Berat la carretera fue tornándose más y más peliaguda, por llamarlo de alguna manera. Realmente el estado de las carreteras en Albania bien merece un capítulo aparte: la autovía puede desaparecer sin previo aviso, o puede aparecer un agujero en ella por el que Diosquieraquenotecueles ya que vas a más de 100 km/h. O simplemente, en las carreteras convencionales, aún le sigo dando vueltas a cómo esos deportivos con los bajos a ras del suelo no acaban fundidos con el asfalto. Es común ir a 80 km/h por una carretera y tener que frenar repentinamente hasta los 20 km/h o dejarte medio coche entre los socavones, tú eliges. Y hablando de los coches de lujo, nos llamó la atención la cantidad ingente de ellos que hay (sobre todo Mercedes) para un país tan pobre como Albania, y también el hecho de que la mayoría de ellos tuvieran matrículas de países escandinavos. –La de turistas suecos que vienen a Albania! -decíamos irónicamente, pero al adelantarles sólo veíamos morenos rostros balcánicos. Un albano que conocimos, creo que en Durrës, tras ser preguntado por ello, nos...

Leer más
Tirana

Tirana

on 29/07/2012

Share This: Tirana, peligro: conductores Tirana, para el que no lo sepa, es la capital de Albania. Sí, Albania, ese pequeño país desconocido en la costa del Adriático frente a Italia. A cuánta gente le habéis oído decir : -“Este Agosto me voy la primera quincena a Estepona y la segunda a Albania” ? A poca, verdad? Pues es una pena porque Albania es bien barato y a mí, personalmente, fue el país que más me llamó la atención de este periplo balcánico veraniego, quizás sea esa debilidad que tengo de hacer de defensor de los pleitos pobres… Albania, desde su independencia de los nazis italianos después de la Segunda Guerra Mundial , estuvo gobernada durante medio siglo por el partido comunista dirigido por Enver Hoxha.  Al margen de que hubiera o no prosperidad económica en todo ese período, lo cierto es que se instauró un comunismo bastante hermético que tuvo como consecuencia un aislamiento brutal del país hacia el exterior. Con la instauración de la democracia, ya en los años 90, el boom y el crecimiento urbanístico se volvió anárquico y desenfrenado, y esa es la impresión que me dio en general Albania -aún 20 años después-, sin olvidar también que es uno de los países más pobres de Europa, junto con Moldavia y alguno más. Para llegar a Tirana desde Kosovo, eso sí, hay que decir que fuimos por una autopista que además era gratuita. Pero conforme íbamos adentrándonos en el país el panorama iba cambiando… Se notaba que estaba… cómo decirlo… a medio hacer? Las que mejor conducían Gas Station Lléneme el caballo! Diesel, por favor. Una cosa que me llamó la atención de Tirana (y en general de Albania) es la conducción. Creo que, de los países Europeos en los que he estado, Albania es el más caótico en este sentido. Vimos de todo con el coche, todo vale, parece que cuanto más imprevisible sea tu maniobra al volante, más puntos te dan -por original- y optas al premio. Se podría acercar a lo que se ve en la India, pero sin llegar a tanto. Qué no quieres esperar la larga fila de coches en un semáforo? No hay por qué! Invades el carril contrario y adelantas...

Leer más
Prizren

Prizren

on 28/07/2012

Share This: Prizren, el Kosovo bucólico Decidimos ir a Prizren, en Kosovo, en nuestra ruta con el coche desde Skopje a Tirana. Realmente hay que dar un rodeo, pero no lo suficientemente grande como para que no nos llamara la atención acercarnos a ver está histórica ciudad kosovar. La República de Kosovo es el más joven de los estados europeos, aunque esto sólo es así para 108 de los 193 países de las Naciones Unidas. El resto (España incluida) no reconoce la soberanía de Kosovo, en disputa con Serbia desde la Guerra de Kosovo. Para ir a Prizren desde Skopje hay que salir dirección oeste hasta llegar a Tetovo (todavía en Macedonia) y después continuar hacia el norte. Existe un punto fronterizo -hasta ahora no habíamos visto ninguno entre las fronteras Europeas- en el que, tras enseñar el pasaporte e indicar que eramos turistas, continuamos hacia el interior del país. Kosovo nos ofrecía más vegetación, un paisaje es más montañoso y más verde, al menos en esta parte al sur del país. De hecho, según nos fuimos acercando a Prizren atravesamos un interesante puerto de montaña con el coche, todo curvas y curvas. Entrando a Kosovo, frontera con Macedonia Ojo no te multen por ir rápido con tu tanque! Más vistas de Kosovo Llegando a Prizren, la primera impresión es la de estar llegando a uno de esos bucólicos pueblos en la montaña, con su río atravesándolo, sus estrechas calles empedradas -algunas empinadas-, su gente paseando, sus mezquitas (bueno, quizás a las mezquitas no estemos tan acostumbrados) y todo eso. Sabéis a lo que me refiero, verdad?  La realidad es que Prizren tiene alrededor de 180.000 habitantes, pero ya os digo yo que no lo parece. Los suburbios de los alrededores deben ser los que hagan que sume habitantes esa cifra. Prizren es la ciudad más heterogénea de Kosovo, en aspectos culturales y étnicos. Además de los albanokosovares -mayoría en la ciudad- también residen aquí turcos, bosnios, gitanos e incluso algún reducido grupo de kosovares serbios. De hecho, el albano, serbio, bosnio y turco son todos ellos idiomas oficiales en la ciudad. Prizren Una partida excelente! Nosotros paseamos y paseamos por la ciudad. Recorrimos sus callejuelas, estuvimos a ambos lados del...

Leer más
Skopje

Skopje

on 27/07/2012

Share This: Skopje, nexo de culturas Pasamos un par de veces por Skopje, la capital de Macedonia, y en ninguna de ellas hicimos siquiera noche. En ambas visitas tan sólo estuvimos varias horas en las que la recorrimos en la medida de lo que el calor nos permitió. Porque si no os lo han dicho, ya os lo digo yo: En Skopje en verano hace calor, mucho calor. Aparte de eso, vimos una ciudad muy en obras, sobre todo la parte alrededor del río Vardar. Y además daba la impresión de que eran grandes obras, con ese aire megalómano de grandes estatuas y espacios abiertos. O quizás fuera el hecho de ver las obras en consonancia con lo ya construido. En 1963 Skopje sufrió uno de los peores momentos de su historia: un terremoto que destruyó el 75% de los edificios de la ciudad. Tras el terremoto la masiva reconstrucción de la ciudad se enfocó a intentar que Skopje fuera un modelo socialista a seguir (por aquel entonces pertenecía a la gran Yugoslavia), con todo lo que ello implica en el sentido arquitectónico. Arco del Triunfo en Skopje Skopje Monumento a Alejandro Magno el centro de Skokpje En Skopje, ciudad dividida a partes iguales entre cristianos y musulmanes (verás iglesias y mezquitas por igual), el barrio otomano es la zona que a mí más me gustó, con más casas pintorescas, calles peatonales y pequeños rincones. Pero es verdad que el calor enturbió un poco nuestra visita a la capital macedonia. Centro de Skopje A favor de la ciudad hay que decir que tiene bastantes monumentos y parece una ciudad cuidada, y supongo que el haber sido casi destruida por un terremoto no ayuda para su conservación. Otro de los sitios curiosos de la ciudad es la Casa Memorial de la Madre Teresa, ya que Skopje fue su lugar de nacimiento (aunque la ciudad se llamara Urkub cuando ella nació) Casa Memorial a Santa Teresa de Cálcuta en Skopje, su ciudad natal Aparte de la visita por el centro y recorrer las calles, también entramos en el gratuito museo de la ciudad de Skopje -severamente dañado durante el terremoto-, junto a la vieja estación. Es un museo con varías pequeñas secciones, la que...

Leer más
Belgrado

Belgrado

on 26/07/2012

Share This: Belgrado, en el corazón de los Balcanes Belgrado sí que se puede considerar en el corazón de los Balcanes. Después de salir de Budapest a mediodía, nuestro tren llegó a la capital Serbia a las 21:00, fueron unas cuantas horas de viaje. Carol se había marchado esa mañana desde Budapest, ya sólo quedábamos Durán y yo para el resto del viaje balcánico. A Belgrado Con nuestras mochilas salimos de la estación central de Belgrado e intentamos ubicarnos un poco, ya era de noche y no había demasiada gente en la calle. Viendo el escaso éxito de nuestro intento de orientación, al final nos dejamos llevar por la intuición y nos montamos en un bus que nos daba buena espina. Al parecer nuestra intuición no era mala del todo, pero nuestro cálculo sí, porque nos bajamos mucho antes de lo debido, con lo tuvimos que subir unas cuantas cuestas y callejear un buen rato hasta llegar al Madness, el hostel en el que nos íbamos a alojar, muy cerquita del centro de la capital serbia. Nos dimos una vuelta nocturna, para conocer la ciudad y tomar algo. Me sorprendió gratamente. Había oído bastantes comentarios negativos acerca de Belgrado, quizás por eso me llevé una buena impresión. Esa noche acabamos en una especie de discotecas flotantes al otro lado del río Sava (justo el punto en el que desemboca en el Danubio). Se llaman splavovi, y son unas barcazas ancladas en la orilla del río que al parecer son restaurantes durante el día pero por la noche se convierten en discotecas flotantes (un poco Abierto Hasta el Amanecer, no?). Grafittis en Belgrado Nos levantamos al día siguiente con la intención de ver la ciudad a fondo: alquilamos unas bicis por unos 700 Dinares (6 €) cada una con la intención de recorrer todos los rincones de Belgrado sobre dos ruedas. Nuestro tren hacia Skopje salía a la noche así que teníamos todo el día para disfrutar de la ciudad, además hacía muy buen tiempo, viva el verano! Tienda de arte en Belgrado El motocarro! (o será carromoto?) Comenzamos la ruta por Belgrado rodeando la ciudad, cruzando uno de los puentes (no el gigantesco puente Ada) hacia Novi Beograd, el barrio que está al otro lado del...

Leer más
Bratislava

Bratislava

on 24/07/2012

Share This: Bratislava, una escapada en Centroeuropa Bratislava, segunda parada de nuestro viaje por los Balcanes (vale, Eslovaquia no está en los Balcanes, y qué?). Decidimos escaparnos un par de días a ver Bratislava, al fin y al cabo son dos horitas y media en tren (17 €) y la capital eslovaca se lo merecía, estando tan cerca. Eslovaquia, en mitad de Europa, rodeada de países –Polonia, Ucrania, Hungría, Austria y República Checa– y sin mar a la vista. Se dice de ella que tampoco tiene demasiados sitios que merezca la pena visitar, quizás sea por eso que nunca está entre los destinos obligatorios a los que ir, según guías y foros de viaje. Volvamos a Bratislava. Con alrededor de 400.000 habitantes, esta pequeña capital Europea en la frontera con Austria (60 km de Viena) es lo que podríamos llamar una “vieja” ciudad europea. Atravesada por el Danubio como varias de sus capitales vecinas -pasa por 4 en total-, Bratislava conserva la arquitectura barroca en su ciudad vieja (Stare Mesto) en combinación con la herencia comunista que se aprecia en las afueras de la ciudad. La verdad es que da la impresión de ser una ciudad aseada, limpia, ordenada… muy Europea, excesivamente Europea. El centro es bonito, con bastantes edificios barrocos, pero también es pequeño y se ve en medio día tranquilamente. La ventaja de esto es que toda la ciudad es muy “paseable”, no hay necesidad de usar transporte público ni de orientarse mucho para moverse de un lado a otro, está todo al alcance de la mano. Casitas de colores y parques Que viene el tren!   Lo que más lejos queda puede ser el Castillo de Bratislava, situado en una colina. Hay que ir dando un paseo para llegar hasta allí,  y una vez en él hay muy buenas vistas de la ciudad. En nuestro caso, por desgracia, lo encontramos cerrado al llegar. No sé si por hora, por día o por torpes, pero lo estaba. Castillo de Bratislava Así que esa fue nuestra breve visita a Bratislava. Básicamente consistió en pasear y pasear por la ciudad, empaparnos un poco del ambiente, hacer una noche allí y al día siguiente volver para Budapest. Teatro Nacional Músicos   COMIDA...

Leer más
Budapest

Budapest

on 23/07/2012

Share This: Budapest, la perla del Danubio Comenzamos este viaje en Budapest, la Perla del Danubio. En mi caso era la segunda vez que la visitaba así que se presuponía que tenía que hacer un poco de Cicerone, aunque a la hora de la verdad no recordaba demasiado las indicaciones con la excepción de los 3 sitios básicos. Si llegas al aeropuerto por la noche, como fue nuestro caso, no hay demasiadas alternativas para desplazarte hasta la ciudad. Una combinación de varios buses nocturnos te llevará hasta el centro, pero el viaje estimado es de más de una hora. Como además nosotros éramos tres, no nos supuso mucho sacrificio pagar los 21 euros que cuesta el taxi hasta el centro, en precio cerrado. Nos alojamos en dos hostels distintos, ya que entre medias de la visita fuimos a Bratislava y al regresar de nuevo nos cambiamos a otro diferente. Básicamente, en los 3 días que estuvimos en Budapest nos dio tiempo a: – Ver la parte de la ciudad de Buda, con su Palacio Real, iglesia de San Matías y Bastión de los Pescadores. – Caminar por el barrio judío. – Salir una noche y agarrarnos una trompa desproporcionada, acabando en la isla Margarita, para después sustituir el dormir por “disfrutar” de los baños Szechenyi durante todo el día. – Subir “un poco” la colina Gellert. – Pasear por Pest y hacer el trayecto Keleti – centro ciudad un buen número de veces. – Visitar algún que otro bar digno de mención, y empaparnos bajo la lluvia alguna que otra noche. – Cruzar casi todos los puentes sobre el Danubio en más de una ocasión. – Volver a empaparnos bajo la lluvia visitando la zona del Parlamento, para luego secarnos (por fuera) en un bar irlandés. – Comer como si se fuera a acabar el mundo en un barato restaurante local por 4 duros. Como veis, todo muy cultural… A continuación describo un poco los sitios más destacados en los que estuvimos: BUDA – Bastión de los Pescadores  (Halászbástya) Un imprescindible de la ciudad. Para mí es uno de los sitios con más carisma de Budapest, se trata de un mirador con terrazas y pequeñas torres, todo ello construido en piedra...

Leer más
DÍA 14 – Corfú

DÍA 14 – Corfú

on 06/08/2008

Share This: “Se acaba el joroña que joroña” Después de 2 intensas semanas teníamos por delante nuestro último día en Grecia, esta noche zarparíamos en un ferry nocturno a Bari, pero aún nos quedaba una larga jornada en Corfú: nosotros, nuestras ganas y nuestra moto, la cual devolveríamos a mediodía. Acantilados y playas, Corfú Desayunamos con el sol ya comenzando a calentar la verde isla, nos despedimos de las yankis y salimos con la moto hacia el norte, a seguir explorando la isla mientras nos diera tiempo. Fuimos a Paleokastriksa, un pequeño pueblo bastante turístico, donde tras una parada en el puerto hicimos una visita al monasterio que lo corona desde lo alto; tampoco es que sea una visita obligada pero una vez allí había que ir. Proseguimos con la moto por las carreteras de Corfú, canturreando mediante la canción del “pirata cojo” de Sabina los peores trabajos posibles tras ver a unos obreros picando en plena carretera bajo un Lorenzo de espanto que caía a plomo (posteriormente añadiríamos otros como el de repartidor en Venecia, etc). A mediodía dejamos la moto de alquiler después de haberla disfrutado con ganas -gran idea para moverse por Corfú– y dedicamos el resto de tarde a conocer la capital de la isla, cosa que habíamos dejado para el final. Estuvimos comiendo en el casco viejo junto al mar un pescado fresco y excelente a un precio muy barato, y después el calor nos destrozó de tal manera que tuvimos que tirarnos en un parque a dormir hasta que un griego gordo resentido cabrón (y podría seguir acumulando) nos despertó pasada una hora diciéndonos que aquello no era legal… pero qué les pasa a estos griegos? que hablamos de descansar, no de fumar crack! El mejor remedio contra el verano Qué ganas de bañarse!! Mientras veíamos el centro de la ciudad hicimos varios recados como ir a un ciber, a un cajero, a volcar fotos en un DVD, a sentarnos un rato en una pequeña plazoleta con unas cerves (importantísimo recado) o a echar las cachondas postales que compramos en Mykonos en la oficina postal, donde fuimos protagonistas de una esperpéntica y ridícula escena en una gigantesca sala totalmente vacía y que tuvo...

Leer más
DÍA 13 – Corfú

DÍA 13 – Corfú

on 05/08/2008

Share This: “Los Motovoladores” Nos ponemos en pie algo más tarde que de costumbre, la cama en la que he dormido era una auténtica bazofia: la típica cama supletoria a ras del suelo en la cual yo y mi 1,92 no cabíamos ni comprimiéndonos -tuve que dormir hecho una croqueta porque a los pies tenía un armario- y cada vez que intentaba moverme aunque fuera un poco los malditos muelles sonaban como la banda sonora de Psicosis, amén de clavármelos toditos, creo que esa noche soñé con fakires… Vamos, que hubiera dormido bastante mejor con el colchón tirado en el suelo, y mira que yo soy muy poco exquisito para dormir donde sea… Decidimos cambiar de hostel esta noche, no porque no nos gustara éste en particular, pero queríamos probar suerte en otro sitio, quizás en el famoso Pink Palace (famoso por sus fiestas, vaya). De todos modos antes de irnos bajamos a la playa de Pelekas; se accedía a ella por unas escaleras desde el albergue, a escasos metros. Sin duda fue la mejor playa de todo el viaje: era de arena, el agua estaba impresionante y cristalina y el frondoso verdor de Corfú pintaba la escena como un magnífico cuadro. Playas de Corfú Más playas de Corfú Después conseguimos que el dueño del albergue nos acercase en su furgoneta a la capital, y aprovechamos para comprar los billetes de ferry hacia Bari para el día siguiente por la noche. Allí nos despedimos ya de Pablo, el chaval chileno. No sabíamos dónde íbamos a dormir ni cómo movernos por la isla, pero después de pensarlo un rato se nos encendió una bombilla (y creo que esta vez sin cervezas de por medio!): la idea era dejar los mochilones en las consignas de la estación de ferrys para llevarnos sólo lo básico en las mochilas pequeñas, alquilarnos una moto, recorrer la isla los dos y buscar dónde dormir, ya que en ese momento no descartábamos nada, incluso una de las ideas que más peso tenían era dormir tirados en alguna playa. Ya volveríamos a por nuestras mochilas mañana por la noche, antes de montar en el ferry. Comimos a base de pizza, alquilamos una moto por 20 euros y...

Leer más