Navigation Menu
DÍA 14 – Corfú

DÍA 14 – Corfú

on 06/08/2008

Share This:


“Se acaba el joroña que joroña”

Después de 2 intensas semanas teníamos por delante nuestro último día en Grecia, esta noche zarparíamos en un ferry nocturno a Bari, pero aún nos quedaba una larga jornada en Corfú: nosotros, nuestras ganas y nuestra moto, la cual devolveríamos a mediodía.

Acantilados y playas, Corfú

Desayunamos con el sol ya comenzando a calentar la verde isla, nos despedimos de las yankis y salimos con la moto hacia el norte, a seguir explorando la isla mientras nos diera tiempo. Fuimos a Paleokastriksa, un pequeño pueblo bastante turístico, donde tras una parada en el puerto hicimos una visita al monasterio que lo corona desde lo alto; tampoco es que sea una visita obligada pero una vez allí había que ir. Proseguimos con la moto por las carreteras de Corfú, canturreando mediante la canción del “pirata cojo” de Sabina los peores trabajos posibles tras ver a unos obreros picando en plena carretera bajo un Lorenzo de espanto que caía a plomo (posteriormente añadiríamos otros como el de repartidor en Venecia, etc).
A mediodía dejamos la moto de alquiler después de haberla disfrutado con ganas -gran idea para moverse por Corfú– y dedicamos el resto de tarde a conocer la capital de la isla, cosa que habíamos dejado para el final. Estuvimos comiendo en el casco viejo junto al mar un pescado fresco y excelente a un precio muy barato, y después el calor nos destrozó de tal manera que tuvimos que tirarnos en un parque a dormir hasta que un griego gordo resentido cabrón (y podría seguir acumulando) nos despertó pasada una hora diciéndonos que aquello no era legal… pero qué les pasa a estos griegos? que hablamos de descansar, no de fumar crack!

El mejor remedio contra el verano

Qué ganas de bañarse!!

Mientras veíamos el centro de la ciudad hicimos varios recados como ir a un ciber, a un cajero, a volcar fotos en un DVD, a sentarnos un rato en una pequeña plazoleta con unas cerves (importantísimo recado) o a echar las cachondas postales que compramos en Mykonos en la oficina postal, donde fuimos protagonistas de una esperpéntica y ridícula escena en una gigantesca sala totalmente vacía y que tuvo a dos funcionarias, nosotros dos y una máquina para coger números como protagonistas… tildarlo de cómico sería quedarse corto…
Tras todo ello seguimos pateando la ciudad, con su marcado estilo veneciano, su multitud de tiendas y sus estrechas calles del centro; la verdad es que me resultó bastante bonita Kerkyra (o Corfú, como la quieras llamar).

Después de varias vueltas y revueltas acabamos anocheciendo en un parque gigantesco cervezas en mano hasta que decidimos volver a por nuestras mochilas a la estación de ferrys, cenar una pizza en un sitio cercano y ponernos a esperar el ferry medio dormitando tiradísimos en el suelo junto a un instituto completo de italianos de fin de curso. Finalmente a las 2:00 montamos en el ferry, pillamos en cubierta un trozo de suelo húmedo y podridamente sucio pero… a vosotros os molestó? A mí tampoco, porque dormí de lujo, hasta las 10 de la mañana que atracamos en Bari.

Nuestra cama en el ferry nocturno, rumbo ya a Bari (Italia) desde Corfú

Se acabó Grecia. Una lástima, nos dio bastante pena (de verdad, no lo digo por decir) porque realmente es un país al que le pillamos cariño en esas 2 semanas que estuvimos recorriéndolo y creo que tiene mucho carácter y mucho que ofrecer al que lo quiera visitar. Además no está tan explotado por el turismo como pensaba que estarían sus islas en verano, al menos yo no vi esa masificación que tienen las playas españolas y realmente creo que es la mejor época para visitarlas, porque el clima acompaña y mucho. Venga va, que esto sí es un tópico: VOLVEREMOS!.

Y bueno, ha sido un gran gustazo escribir todos estos capítulos mediterráneos, con nuestra salida de Grecia cierro este diario, pensado en principio para contener también el relato del resto del viaje por Italia y Eslovenia (sí, no penséis que nos volvimos ya para casa), pero las circunstancias obligaron a escribir sólamente acerca de estas 2 fantásticas semanas, dejando el resto a la imaginación del lector y a la -pobre- memoria del escritor… GRACIAS MIL!

Ver todas las fotos de Grecia

 


DÍA 13 – Corfú
Preámbulos, devaneos y farándulas

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *