Navigation Menu

Blog

Blog: Aquí podrás ver todas las entradas de este blog ordenados desde la más reciente a la más antigua

Ruta por los países Bálticos

Posted by on 22/03/2013 in Diarios de viaje, Países Bálticos | 1 comment

Ruta por los países Bálticos

Ruta por los países Bálticos: A base de carretera y nieve     Aquí vamos con otro pequeño diario más, que como bien verás aquí arriba se trata de una ruta por los países Bálticos, esas pequeñas repúblicas ex-soviéticas a las orillas del mar Báltico que han sido esta vez el foco de atención de nuestros pasos. Había que conocerlas algún día y ese día ha llegado! Ruta Báltica No han sido muchos días, tan sólo 8 contando con llegada y salida desde Helsinki. Unos pocos días más serían excelentes para ver en bastante más profundidad estos 3 países, pero pese a ello, son tan pequeños que en 8 días da tiempo a conocer mucho. Ésta ha sido nuestra ruta por los países bálticos: – Madrid – Helsinki (Finlandia) – Tallin (Estonia) – Riga (Letonia) – Colina de las Cruces (Lituania) – Vilnius (Lituania) – Castillo de Trakai (Lituania) – Sigulda y Cesis (Letonia) – Tartu (Estonia) – Tallin (Estonia) – Helsinki (Finlandia) – Madrid   ¿CUÁNDO IR? La fecha de este viaje es Semana Santa, y sinceramente, creo que viajar en un invierno más cerrado por estos países puede ser un poco insufrible. Era finales de Marzo y aún así no dejamos de ver nieve y hielo en todas partes todos los días, y las temperaturas oscilaron entre los -3º y los 3º durante todo el viaje. Básicamente estábamos siempre en los 0 grados, ni frío ni calor. El verano debe ser una maravilla por estos países (es fresco aún así), aunque también más caro y más concurrido, eso seguro. Además de que en ese caso te perderías esos paisajes completamente helados que hacen que tenga un encanto particular (el que no se consuela es porque no quiere).   MONEDA En la fecha en la que hicimos este viaje, el único de los 3 países bálticos que tenía euros era Estonia. Con la información actualizada, ahora mismo también Letonia dispone de Euros, desde principios de 2014. Así pues, las monedas serían: Estonia : Euro Letonia : Euro Lituania : Lita ( 1€ = 3,45 Lt) – Se prevee que para 2015 Lituania pase a formar parte de la Eurozona.   DOCUMENTACIÓN No son necesarios visados ni tan siquiera pasaporte, el DNI te debería bastar para viajar por las repúblicas bálticas, pero aún así nunca está de más llevar el pasaporte, por tener dos tipos de documentación.   IDIOMA En general con inglés te puedes hacer entender bastante en estos países. Estonia : El idioma oficial es el estonio, emparentado más con sus vecinos finlandeses del norte que con sus vecinos bálticos del sur. Como el idioma se convirtió en oficial en 1989, verás que sobre todo la gente más mayor habla también ruso Letonia: El idioma oficial es el letón, emparentado con el lituano como únicos representantes vivos de las lenguas bálticas. En 2012 se celebró un referendum para incluir el ruso como segundo idioma en el país, pero ganó el NO. Hay bastantes rusoparlantes en Letonia Lituania: El idioma oficial es el lituano, emparentado con el letón. De los 3 países bálticos, Lituania es en el que menos rusoparlantes hay.   PRESUPUESTO La verdad es que esperaba que estos países fueran más baratos de lo que son, ya que en relación con España digamos que son más baratos,...

read more

Sofia

Posted by on 06/08/2012 in Balcanes, Bulgaria, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Sofia

Sofia, la última parada   La última estación de este viaje es Sofia. La vimos en dos partes: la primera vez cuando entramos inicialmente desde Macedonia y por último antes de volar de regreso a España. En ninguna de las dos estuvimos demasiado tiempo, pero tampoco creo que la capital búlgara merezca mucho más, sinceramente. Lo digo porque a mí personalmente Sofia no me gustó demasiado. La vi gris, anodina, carente de encanto. Y el caso es que tiene muchos parques y la arquitectura -aunque un poco decrépita- es interesante, pero no se puede decir que sea una ciudad especialmente bonita. Y mi problema es que yo no le encontré ese encanto. Y claro, esto es como todo, si eres bonita tienes mucho más fácil gustar. Pero si no lo eres, y además no tienes encanto, pues la cosa se complica. Pero sé de gente que defiende Sofia, así que lo dejaré en que no hubo flechazo con esta antigua capital Europea (la tercera más vieja por detrás de Atenas y Lisboa). A cambio se puede decir que no es muy grande ni muy agobiante, al contrario, a mí me daba la impresión de que faltaba gente por las calles. También a su favor hay que decir que es barata, como todo Bulgaria. Y lo más importante, Sofía tiene la Catedral de Alejandro Nevski, la joya de la ciudad, el lugar más visitado y una de las catedrales ortodoxas más grandes y características del mundo. Recorrimos la ciudad, visitamos algunos parques e hicimos alguna compra de última hora. Hay bastantes templos en Sofia: iglesias, sinagogas y mezquitas, muy variado. Los taxis son tremendamente baratos (fuimos en uno al aeropuerto y nos costó 6 €) y la ciudad da de sí para caminar varias horas.     TRANSPORTE Skopje – Sofia : Bus -> Tiempo: 4’30 horas. Precio: 17 €. Varna – Sofia : Tren (sólo pudimos comprar billetes en primera clase, pero muy baratos) -> Litera en coche-cama. Tiempo : 9 horas. Precio: 17 € Tour al Monasterio de Rila : Pagamos 20 € cada uno. El conductor estaba muy loco y nos llevaba saltándose todas las normas que le habían enseñado en la autoescuela, en caso de haber ido. Pero fue rápido, nos dejo en Rila y nos trajo de vuelta. ALOJAMIENTO Canape Connection -> Cama en habitación compartida. Precio: 12€. Hostel en el centro de Sofia. Primero probamos en Hostel Mostel, pero estaba completo. El Canape Connection no estaba mal, pequeño y discreto, bastante básico.   En resumen, Sofia es una ciudad que, como ya he dicho más arriba, no me pareció encantadora. En cualquier caso, como suele ser puerta de entrada o de salida al país, la ciudad no desmerece una visita; a mí lo que más me gustó fue la arquitectura urbana con grandes edificios antiguos, aunque haya muchos en no muy buen estado y se alternen con edificios de sobria estética comunista de su pasado reciente. Y Bulgaria en general me pareció un país interesante, con mucha historia y gente muy agradable. Creo que nos quedaron bastantes sitios por ver porque al fin y al cabo sólo estuvimos en Sofia, el monasterio de Rila, Veliko Tarnovo y Varna y sus playas. Pero es lo que siempre se dice: así hay motivo para volver, no? Y como entrada final de este viaje a...

read more

Varna

Posted by on 04/08/2012 in Balcanes, Bulgaria, Diarios de viaje, Europa | 2 comments

Varna

Varna, la playa de Bulgaria   Vamos acabando nuestra veraniega ruta balcánica, y para darnos un descanso de la paliza de viaje decidimos venir a Varna a por un poco de playa y relax. Nos hubiera gustado planificarlo mejor y tener algo más de tiempo para explorar algunas playas mejores y más tranquilas que las de aquí, pero nos tenemos que conformar con los algo más de dos días que pasaremos aquí, y nos daremos nuestro merecido chapuzón en el mar Negro. Varna, con algo más de 300.000 habitantes, es la tercera ciudad de Bulgaria por detrás de Sofia y Plovdiv. Es la capital de verano del país y atrae turistas de bastantes países, en especial muchos rusos, según vimos. A mi la ciudad en sí tampoco me pareció especialmente bonita, aunque también es cierto que nos alojamos a unos cuantos kilómetros al norte, en un hostel de playa (íbamos a eso) y a la ciudad sólo le dedicamos una mañana y la tarde antes de irnos. Hay bastantes complejos hoteleros en los alrededores de la ciudad, y la verdad es que la playa de Varna no está mal tampoco (además está muy cerca del centro, lo cual se agradece), con lo que es un buen destino veraniego si buscas sol y playa en una ciudad que tiene de todo. Lo que más me llamó de atención de la ciudad en sí fue la gran Catedral de la Asunción , realmente bonita. Aparte de eso, playa y fiesta; más fiesta de la que pretendíamos, de hecho. Y más resacas de las que pretendíamos, también. Era pleno verano y en la zona en la que estábamos, cercana a Golden Sands (resorts, playas y discotecas) había mucho movimiento y playas decentes, así que prácticamente ahí dijimos adiós a los balcanes, con la excepción de un rato más en Sofia, antes de volar de vuelta a España. Hicimos buenas migas con varias personas de nuestro hostel, así que al menos podemos decir que nos lo pasamos muy bien y disfrutamos de algo de sol y playa (sobre todo lo segundo, porque de sol ya íbamos sobrados).       TRANSPORTE Veliko Tarnovo – Varna : Bus -> Tiempo: 4 horas.  Precio: 10 € Varna – Sofia : Tren (sólo pudimos comprar billetes en primera clase, pero muy baratos) -> Litera en coche-cama. Tiempo : 9 horas. Precio: 17 € ALOJAMIENTO X-Hostel -> Cama en habitación compartida. Precio: 12€. Hostel a unos 8 km al norte de Varna (cerca de Golden Sands), en una zona residencial bastante tranquila y con playas cercanas. El hotel pregona la fiesta, y la tiene. Está en un recinto grande con un amplio comedor exterior. Sirven cenas y bebidas, es bastante grande y todas las noches organizan salidas a las discotecas de Golden Sands. Decir que no fue nuestra primera opción, pero por ser temporada alta, tras dos o tres intentos fallidos en el centro de Varna acabamos viniendo a éste y la verdad es que nos lo pasamos muy bien con la gente que conocimos aquí.     En resumen, Varna es una ciudad orientada sobre todo al verano y a la playa. Eso sí, no esperes playas tranquilas y despejadas, para eso hay que huir de la ciudad, pero al menos éstas no eran malas y no estaban abarrotadas, sobre todo según te alejas...

read more

Veliko Tarnovo

Posted by on 02/08/2012 in Balcanes, Bulgaria, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Veliko Tarnovo

Veliko Tarnovo, la ciudad de los zares   Llegamos a Veliko Tarnovo en bus desde Sofia. La antigua capital del país -en la Edad Media- es otro de los platos fuertes de Bulgaria. Construida en terreno escarpado, un gran barranco cae hasta el río Yantra, a los pies de la ciudad. Paseando por ella vimos que aún conserva en varias de sus calles del centro esa arquitectura medieval que te transporta al pasado y que es uno de los argumentos que hacen de la antigua ciudad de los zares en Bulgaria un reclamo turístico; además, por la zona del centro puedes encontrar numerosas mansiones, grandes y recargadas, de una época ya algo lejana, así como muchos templos ortodoxos de estilo bizantino. Hay bastantes restaurantes y bares en Veliko Tarnovo, al fin y al cabo es ciudad universitaria. También tiendecitas de souvenirs y pequeños comercios con artesanía local y bastante original entre sus callejuelas del casco antiguo. La ciudad se visita en poco tiempo, no es muy grande, pero tiene cierto encanto y bastante historia. Aunque nosotros no hiciéramos nada parecido, también hay varias rutas de senderismo y similares para hacer por los alrededores, si vienes con más tiempo.     Pero sin duda lo más destacable de Veliko Tarnovo es la fortaleza de Tsarevets, ubicada junto a la ciudad tras un corto paseo caminando desde el centro. Esta descomunal fortaleza medieval fue el lugar al que más tiempo dedicamos, recorriendo todos los rincones y disfrutando de las vistas desde sus enormes muros. Lo que más me llamó la atención fue, situada en lo alto del complejo, la Catedral Patriarcal de la Sagrada Ascensión de Dios. Este templo por fuera no parece nada excepcional, pero por dentro tenía todos los frescos pintados en un estilo entre grafitero y modernista que nos encantó, era como ver a Jesucristo y los apóstoles metidos en un comic de Batman futurista. Una pena que no estuviera permitido hacer fotos dentro. Aquí os dejo algunos links externos que he encontrado a fotos de los frescos: Foto de los Frescos de la Catedral Patriarcal 1 Foto de los Frescos de la Catedral Patriarcal 2 Y poco más hicimos en Veliko Tarnovo; por la noche hay que decir que esperábamos más ambiente por ser ciudad universitaria, pero tan sólo encontramos 2 o 3 sitios abiertos, aunque hay que tener en cuenta que era miércoles y quizás no supimos buscar bien. De todos modos había sido un día largo y acabamos bastante cansados por la noche, aunque aún así nos dio para tomarnos una copa tranquilamente en un bar con terraza colgante y vistas al barranco y el río.     TRANSPORTE Sofia – Veliko Tarnovo : Bus – Tiempo: 3’5 horas  Precio: 10 €  Veliko Tarnovo – Varna : Bus – Tiempo: 4 horas  Precio: 10 €  ALOJAMIENTO Hostel Mostel -> Cama en habitación compartida. Precio: 12€. La verdad es que el hostel no estaba nada mal, con un pequeño jardín e instalaciones bastante nuevas.       En resumen, Veliko Tarnovo es una gran opción para parar en la zona centro de Bulgaria. Si no tienes pensado hacer rutas por los alrededores quizá sea suficiente con pasar una noche aquí, ya que en un par de ratos puedes ver tanto el centro histórico como la gran fortaleza de Tsarevets, y conocer un poco más de la historia del país...

read more

Monasterio de Rila

Posted by on 01/08/2012 in Balcanes, Bulgaria, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Monasterio de Rila

Monasterio de Rila, tesoro entre montañas   Tras Macedonia, llegamos a Sofia desde Skopje en bus (lás líneas ferreas desde el norte acaban en la capital macedonia) después de casi 5 horas y 17 € de billete; pero no me detendré en la capital búlgara en este capítulo, ya volveré a ella más adelante, porque al día siguiente de llegar a Sofia salimos en un tour para ver el famoso Monasterio de Rila, una de las joyas búlgaras. Pese a la cercanía con Sofia -120 kilómetros- la combinación para llegar hasta el Monasterio de Rila en transporte público no es todo lo buena que debería, así que nos decantamos por coger un tour desde el hostel que nos sale a 20 € cada uno. El tour consiste en montarnos en un coche con un búlgaro primo del protagonista de Too Fast, Too Furious y llevarnos pegados al asiento con el cinturón bien puesto hasta las montañas de Rila. El tipo se saltaba la mayoría de reglas de circulación establecidas, pero lo peor no es eso (al fin y al cabo agradecíamos la celeridad), lo peor es que iba recriminando en voz alta a cualquiera que veía hacer lo mismo que él, era un cachondo. Antes de llegar al Monasterio de Rila nuestro conductor paró en un zona boscosa -allí todo es boscoso- para que viéramos una pequeña cueva y una aún más pequeña ermita; ahí es donde erigió su hogar Ivan Rilski (San Juan de Rila en Español, no me preguntéis por qué). Este señor fue el monje que allá por el siglo X se dedicó a la vida ermitaña y acabó fundando el monasterio del que ahora os voy a hablar. Se dice que vivió dentro del tocón de un árbol con forma de ataúd, pero los rumores de santos de hace más de un milenio no me parecen las fuentes más fiables de información.   El Monasterio de Rila es uno de los templos más importantes de la iglesia ortodoxa. De hecho, según datos, cerca de un millón de personas lo visitan cada año, convirtiéndose en uno de los destinos más visitados del país. Enclavado en un parque natural, ha sido destruido y reconstruido varias veces como símbolo de resistencia búlgara, y la verdad es que es una obra de arte metida entre montañas. Con un gran patio interior, tiene varias cúpulas de estilo bizantino, y todo el complejo está exquisitamente pintado, destacando la abundancia de rayas rojas y blancas, así como muchos murales en las paredes. Lo bueno es que entre tanto turista también se puede ver a los propios monjes campando por el patio del monasterio, de un sitio para otro con los peculiares atuendos de los ortodoxos y sus grandes barbas. Una opción muy interesante, si tienes algo más de tiempo, es quedarte a dormir en el propio monasterio, en una de las pequeñas celdas para los monjes -rondan los 20-30 € dependiendo del tipo de habitación-, y levantarte con las campanas matutinas, para integrarte con los locales.   TRANSPORTE El transporte hasta el Monasterio de Rila no es sencillo, si no dispones de vehículo propio. Nosotros, debido a la escasez de tiempo, nos decantamos por la opción de un tour (que no fue un tour, fue un coche que nos llevó y nos trajo de vuelta) por...

read more

Ohrid

Posted by on 31/07/2012 in Balcanes, Diarios de viaje, Europa, Macedonia | 0 comments

Ohrid

Ohrid, vacaciones en el lago   Decimos adiós a Albania y cruzamos de nuevo a Macedonia por el paso fronterizo del lago Ohrid -compartido por ambos países- hasta la ciudad con el mismo nombre. La ciudad de Ohrid tiene un tamaño similar a Berat, en Albania; unos 40.000-50.000 habitantes que efectivamente hacen que sea ciudad pero conservando toda la apariencia de un pueblo. La diferencia es que aquí sí que hay turistas, muchos, y de bastantes nacionalidades. De hecho Ohrid  es el principal reclamo turístico de Macedonia, por delante de su capital. Las pequeñas callejuelas empedradas en cuestas, el paseo peatonal comercial, los parques… todo rebosa vida, turismo y vacaciones. Muchas familias, niños, gente joven, multitud de restaurantes y tiendas… hemos vuelto a la civilización, no cabe duda. Pero es que Ohrid es bonito, por eso hay tanto turismo. El lago le da el toque costero que Macedonia no tiene; es un pueblo de playa pero en lago. Y muy bien aprovechado, ya que hay construidas unas pasarelas por encima del lago que te conducen a unas pequeñas calas, equipadas con restaurantes y chiringuitos para comer o tomar algo, e incluso hay colocada una gran plataforma blanca -de plástico- en medio del lago con tumbonas para relajarte y darte unos chapuzones, el agua está exquisita y todo el mundo disfruta del verano. Quizá no sea naturaleza salvaje y virgen en estado puro, pero es efectivo y a la gente le gusta. De hecho, Ohrid es el único lugar de todo Macedonia declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco El monte justo encima del lago compone el núcleo antiguo de la ciudad, con su correspondiente castillo dominando desde la cima. Intentar atravesar el monte con el coche es cuando menos caótico y poco recomendable, es mejor rodearlo. También hay una colección de pequeñas iglesias y algunos monasterios en Ohrid y sus alrededores. La más pintoresca es la pequeña iglesia de Sveti Jovan Kaneo (o San Juan Kaneo). No es el interior lo que llama la atención de está diminuta iglesia, si no su exterior; la ubicación que tiene en lo alto de una pequeña colina hace que las vistas de la iglesia y el lago sean de foto.   ALOJAMIENTO Nos alojamos en una de las numerosas pequeñas pensiones que hay cercanas al lago, no tenía ni nombre así que no puedo poner ningún link. En Ohrid abundan este tipo de alojamientos, tan sólo hay que pasear por la calle, fijarse en los carteles de hospedaje y entrar a preguntar. En nuestro caso, al ser pleno verano, tuvimos que esforzarnos, pero al cuarto o quinto intento conseguimos una habitación sencilla con dos camas, un baño compartido y una amable familia que vivía allí por 10 € cada uno, estupendo ya que vimos que en Ohrid los precios son un poco más altos que en otros sitios, por ser tan turístico. En resumen, Ohrid es destino de vacaciones y playa. Cuando el calor aprieta (y en verano lo hace mucho) es una maravilla dar con un sitio así para disfrutar del lago y del pueblo. Yo creo que es de obligada visita si vienes a Macedonia, ya que al fin y al cabo es un país que tampoco tiene demasiados rincones turísticos por visitar. Puedes comer barato en muchos restaurantes, tomarte unos rakias y charlar...

read more

Berat

Posted by on 30/07/2012 in Albania, Balcanes, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Berat

Berat, la ciudad de mil ventanas   Tras el recorrido por lo que hace 30 años fueron carreteras pero hoy parecen rocódromos (ver el post anterior acerca de Durrës y las carreteras de Albania) y muchas más horas de coche de las que Google nos sugería, llegamos al fin a Berat, que resulta ser un bonito pueblo de postal distribuido en varios barrios ubicados en laderas de pequeños montes, con el río Osum seccionándolo por la mitad. De hecho, Berat es uno de los pocos lugares de Albania que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y también es considerado el pueblo más antiguo del país (los orígenes se remontan a antes de Cristo). El pueblo es agradable, y se nota que es turístico, aunque parece turismo de interior, ya que no vemos mucho extranjero aquí. De hecho lo notamos en las miradas de la gente, se nota que somos de fuera y no están tan acostumbrados como en otros sitios. La gente en Berat  por la tarde tiene un hobby: camina arriba y abajo, constantemente, por un amplio y arbolado paseo que atraviesa el centro del pueblo, con algunas terrazas y bares a un lado. Quizás sea porque es sábado, pero todo el mundo pasea y come pipas, en pequeños grupos, hablando; llegan al final del paseo y otra vez para atrás, pasean y comen pipas, arriba y abajo, venga a andar y andar. Curiosa forma de pasar la tarde del sábado, no sé quién va ganando ni cuántas vueltas le saca al último.   Hay una gran universidad en Berat, llama la atención el estilo arquitectónico, tiene un aire muy megalómano que desentona con la apacible arquitectura del pueblo, y parece no estar terminada de construir del todo por estas fechas. Nos paseamos por los jardines de alrededor e incluso nos conseguimos meter dentro a pesar de que ya es de noche, pero finalmente un guarda nos invita amablemente a irnos de allí. Berat también tienen un castillo, o las ruinas de un castillo milenario, en lo alto de una colina. Aunque no queda mucho en pie o reconocible dentro del gran perímetro de la fortaleza, ésta bien merece darse una pequeña vuelta, sobre todo porque las vistas del pueblo desde arriba son espectaculares, con la gigantesca universidad destacando entre las casitas. En el pueblo hay varias mezquitas también, con sus puntiagudos minaretes sobresaliendo, y varios puentes que atraviesan el río.   ALOJAMIENTO Nos alojamos en el Berat Backpackers, 10 € la cama en dormitorio, incluyendo el desayuno. La verdad es que el hostel nos gustó mucho; construido de forma escalonada, tiene bastante encanto y un patio interior en varios niveles con plantas y sitios para relajarse tranquilamente y buenas vistas del pueblo. También tiene una zona para acampar con tu tienda de campaña en el jardín, más barato. Lo único malo es que está en el barrio del otro lado del río y hay que andar un poco para llegar, teniendo en cuenta el tamaño del centro de Berat. Pero merece la pena.   En resumen, Berat es un gran sitio para pasar un día o dos y relajarse. Ambiente tranquilo, pueblo bonito, río… buena combinación. Y de Albania decir, como ya dije en la entrada de Tirana, que es el país que más me llamó la atención de este viaje, por inesperado y genuino, porque es en cierta manera...

read more

Durrës y las carreteras de Albania

Posted by on in Albania, Balcanes, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Durrës y las carreteras de Albania

Durrës, el horror arquitectónico hecho playa   Antes de ir a Berat desde Tirana hicimos una parada táctica con nuestro coche en Durrës, la ciudad portuaria de Albania y su principal playa, reclamo turístico de todo el país e incluso de otros vecinos como Kosovo o Macedonia. Durrës me pareció un horror arquitectónico; lo que en España hemos hecho y criticado tanto, aquello de la masificación urbanística costera, ese Benidorm que a todos nos viene a la cabeza cuando pensamos en aglomeración playera… Pero llevado a una escala superior. Vale, me podréis decir que es herencia de la época comunista, pero cuando ves los cerca de 10 km de playa  de la segunda ciudad más grande de Albania atestados de bloques de apartamentos en primerísima línea de mar, y las miles de sombrillas abarrotando la arena mientras pareces transportado a décadas atrás o crees estar en una peli de Kusturica, el resultado es hacer exactamente lo que hicimos: tomar una cerveza rápida a la sombra, meterse en el coche, encender el aire acondicionado (el calor era sofocante) y salir huyendo de allí. Hasta luego, Durrës!   Saliendo de Durrës hacia Berat la carretera fue tornándose más y más peliaguda, por llamarlo de alguna manera. Realmente el estado de las carreteras en Albania bien merece un capítulo aparte: la autovía puede desaparecer sin previo aviso, o puede aparecer un agujero en ella por el que Diosquieraquenotecueles ya que vas a más de 100 km/h. O simplemente, en las carreteras convencionales, aún le sigo dando vueltas a cómo esos deportivos con los bajos a ras del suelo no acaban fundidos con el asfalto. Es común ir a 80 km/h por una carretera y tener que frenar repentinamente hasta los 20 km/h o dejarte medio coche entre los socavones, tú eliges. Y hablando de los coches de lujo, nos llamó la atención la cantidad ingente de ellos que hay (sobre todo Mercedes) para un país tan pobre como Albania, y también el hecho de que la mayoría de ellos tuvieran matrículas de países escandinavos. –La de turistas suecos que vienen a Albania! -decíamos irónicamente, pero al adelantarles sólo veíamos morenos rostros balcánicos. Un albano que conocimos, creo que en Durrës, tras ser preguntado por ello, nos dijo muy cargado de razón: –Claro, eso es porque a los albanos nos gustan los coches buenos, y los Mercedes son los mejores coches -, hilarante. Lo cierto es que Albania es un destino para muchos de los coches robados de alta gama en Europa. Por eso se pueden ver tantos de ellos por las carreteras, en especial Mercedes con lunas tintadas, muchísimos, tanto que nos entraron ganas de comprarnos uno, no podían ser demasiado caros. Hasta aquí este breve capítulo de Durrës, con mención aparte a las carreteras. Seguimos con Berat!     Ver todas las fotos de...

read more

Tirana

Posted by on 29/07/2012 in Albania, Balcanes, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Tirana

Tirana, peligro: conductores Tirana, para el que no lo sepa, es la capital de Albania. Sí, Albania, ese pequeño país desconocido en la costa del Adriático frente a Italia. A cuánta gente le habéis oído decir : -«Este Agosto me voy la primera quincena a Estepona y la segunda a Albania» ? A poca, verdad? Pues es una pena porque Albania es bien barato y a mí, personalmente, fue el país que más me llamó la atención de este periplo balcánico veraniego, quizás sea esa debilidad que tengo de hacer de defensor de los pleitos pobres… Albania, desde su independencia de los nazis italianos después de la Segunda Guerra Mundial , estuvo gobernada durante medio siglo por el partido comunista dirigido por Enver Hoxha.  Al margen de que hubiera o no prosperidad económica en todo ese período, lo cierto es que se instauró un comunismo bastante hermético que tuvo como consecuencia un aislamiento brutal del país hacia el exterior. Con la instauración de la democracia, ya en los años 90, el boom y el crecimiento urbanístico se volvió anárquico y desenfrenado, y esa es la impresión que me dio en general Albania -aún 20 años después-, sin olvidar también que es uno de los países más pobres de Europa, junto con Moldavia y alguno más. Para llegar a Tirana desde Kosovo, eso sí, hay que decir que fuimos por una autopista que además era gratuita. Pero conforme íbamos adentrándonos en el país el panorama iba cambiando… Se notaba que estaba… cómo decirlo… a medio hacer? Una cosa que me llamó la atención de Tirana (y en general de Albania) es la conducción. Creo que, de los países Europeos en los que he estado, Albania es el más caótico en este sentido. Vimos de todo con el coche, todo vale, parece que cuanto más imprevisible sea tu maniobra al volante, más puntos te dan -por original- y optas al premio. Se podría acercar a lo que se ve en la India, pero sin llegar a tanto. Qué no quieres esperar la larga fila de coches en un semáforo? No hay por qué! Invades el carril contrario y adelantas a todos de una pasada, y los que vengan de frente que se apañen. Y claro, allí donde fueres, haz lo que vieres. Luego Tirana, turísticamente hablando, no te cautiva por su belleza. Es bastante aseada y limpia, hay bastantes parques en el centro y muchos edificios pintados de colores (para contrarrestar tantos años de sobrio comunismo), pero yo le vi un toque algo gris, algo desalmada. No así la gente, sencilla y simpática, con un toque balcánico mediterráneo que a mí me encantó. Realmente parecíamos transportados a la Europa de hace algunas décadas y eso, la anomalía frente a la globalización de Europa, vale mucho. el centro neurálgico de Tirana es la plaza Skanderberg, es la plaza central por la que siempre has de pasar, y donde se concentran muchos de los edificios más importantes de la ciudad: la Torre del Reloj, la mezquita Ethem Bay, el Hotel Tirana Internacional, el Museo Nacional de Historia y varios ministerios. Nuestros paseos, al igual que en Skopje, fueron bajo un sol abrasador, mucho verano aquí. Pero no sé por qué, se nos hizo más suave que en la capital Macedonia. También hay numerosos mercados en...

read more

Prizren

Posted by on 28/07/2012 in Balcanes, Diarios de viaje, Europa, Kosovo | 4 comments

Prizren

Prizren, el Kosovo bucólico Decidimos ir a Prizren, en Kosovo, en nuestra ruta con el coche desde Skopje a Tirana. Realmente hay que dar un rodeo, pero no lo suficientemente grande como para que no nos llamara la atención acercarnos a ver está histórica ciudad kosovar. La República de Kosovo es el más joven de los estados europeos, aunque esto sólo es así para 108 de los 193 países de las Naciones Unidas. El resto (España incluida) no reconoce la soberanía de Kosovo, en disputa con Serbia desde la Guerra de Kosovo. Para ir a Prizren desde Skopje hay que salir dirección oeste hasta llegar a Tetovo (todavía en Macedonia) y después continuar hacia el norte. Existe un punto fronterizo -hasta ahora no habíamos visto ninguno entre las fronteras Europeas- en el que, tras enseñar el pasaporte e indicar que eramos turistas, continuamos hacia el interior del país. Kosovo nos ofrecía más vegetación, un paisaje es más montañoso y más verde, al menos en esta parte al sur del país. De hecho, según nos fuimos acercando a Prizren atravesamos un interesante puerto de montaña con el coche, todo curvas y curvas. Llegando a Prizren, la primera impresión es la de estar llegando a uno de esos bucólicos pueblos en la montaña, con su río atravesándolo, sus estrechas calles empedradas -algunas empinadas-, su gente paseando, sus mezquitas (bueno, quizás a las mezquitas no estemos tan acostumbrados) y todo eso. Sabéis a lo que me refiero, verdad?  La realidad es que Prizren tiene alrededor de 180.000 habitantes, pero ya os digo yo que no lo parece. Los suburbios de los alrededores deben ser los que hagan que sume habitantes esa cifra. Prizren es la ciudad más heterogénea de Kosovo, en aspectos culturales y étnicos. Además de los albanokosovares -mayoría en la ciudad- también residen aquí turcos, bosnios, gitanos e incluso algún reducido grupo de kosovares serbios. De hecho, el albano, serbio, bosnio y turco son todos ellos idiomas oficiales en la ciudad. Nosotros paseamos y paseamos por la ciudad. Recorrimos sus callejuelas, estuvimos a ambos lados del río Bistrica (especial mención al antiguo puente de piedra), nos acercamos a la multitud de mezquitas… en realidad es un sitio bien adaptado al turismo. Tranquilo, con numerosos alojamientos y cafés, sobre todo en la plaza Sadirvan. Pero mejor que en esa zona, nosotros estuvimos en un restaurante con terraza junto al río, cerca de la zona de la fortaleza (lástima no haber apuntado el nombre) en el que nos comimos una fabulosa lubina, y bastante barata. Dato: La moneda en Kosovo es el Euro. Quizás por eso los precios nos parecieron un poco más elevados que en las vecinas Macedonia o Albania. En resumen, Prizren es buen destino para pasar un día tranquilamente paseando, lejos del concepto de ciudad, con río y montaña a tu lado, intentando empaparte un poco del carácter de los kosovares y de la diversidad cultural de este sitio. Ver todas las fotos de...

read more