Mandalay y el Buda gigante de Monywa

Mandalay y el Buda gigante de Monywa

Mandalay y el Buda gigante de Monywa

Tras viajar a velocidades cercanas a las de la luz en el tren desde Hsipaw llegamos a Mandalay una cálida noche de invierno (suena bien, eh) junto con Amy y Artiq (canadienses ellos), con los que compartimos trayecto desde nuestra gueshouse en Hsipaw hasta nuestra marcha de Mandalay.

Pese a ser la segunda ciudad más grande de Myanmar, veníamos avisados de que Mandalay no era New York ni París. Pero con lo que no contábamos era con pasear por calles desiertas y sin luz en compañía de apenas unas pocas figuras que deambulaban sombrías, como si de una película postapocalíptica de zombies se tratase. En otros lugares del mundo ya me habrían saltado las alarmas, pero una cosa se puede asegurar de aquí: Myanmar es un país seguro.

El escaso encanto de Mandalay hace que venir hasta aquí sólo merezca la pena para poder visitar 3 pequeños sitios en sus alrededores, Sagaing, Inwa y Amarapura. Esta visita se puede hacer perfectamente en un día, bien en un tuk tuk (con conductor todo el día) o bien alquilando una moto, como hicimos nosotros cuatro (miento, en realidad fueron 2 motos, como supondréis). Ésta opción nos pareció más entretenida y también era más barata.

El primer sitio, Sagaing, está a algo más de una hora en dirección sur, atravesando el gigantesco río Ayeyarwady. Es famoso por su colina repleta de templos, con buenas vistas del río y los alrededores desde lo alto. El calor hizo que no nos detuviéramos mucho y fuéramos directamente a la cima de la colina. ¡Siempre a lo más alto!

no images were found

 

Como íbamos parando y a nuestro ritmo, decidimos no ir al segundo de los sitios, Inwa. Lo importante de este pequeño pueblo parece ser una serie de templos en los que hay que pagar entrada. Si algo abunda en Myanmar son los templos, las pagodas y los budas, así que nos saltamos Inwa con la intención de llegar a tiempo a la puesta de sol en Amarapura, el sitio más famoso de los alrededores de Mandalay.

Cuando llegamos a Amarapura descubrimos que todo turista a 50 kilómetros a la redonda debía haber venido aquí. Había gente por doquier, paseando arriba y abajo, esperando a la puesta de sol. Y no sé dónde se meten, porque en la ciudad tampoco vimos demasiados.

Amarapura es famosa por su puente, el más grande del mundo construido de teca. Es un puente bajito y alargado, muy pintoresco, sobre el que la gente camina de una punta a la otra mientras esperan a la puesta de sol. Puesta de sol que por cierto es impresionante. Saturados ya de fotos de puestas de sol y amaneceres, ¿eh? Pues ahí van unas cuantas más (y ya veréis en Bagan…). Pero no sé que esperáis, ¿fotos de la bolera y el club naútico?

 

 

Nos despedimos de Artiq y Amy, y también de Mandalay. Antes de ir a Bagan decidimos hacer una parada en un sitio que estaba -más o menos- a mitad de camino: Monywa. El motivo de nuestra visita a este pueblito local es visitar un descomunal buda, que equivocadamente creíamos que era “la estatua más grande del mundo“. ¡Malditas guías de viaje, siempre nos engañan! Más tarde nos enteraríamos de que la estatua más alta del mundo se encuentra en China. ¡Cómo no! Si tienes un record, siempre viene un chino y te lo quita.

En Monywa no hay demasiado que ver ni mucho para hacer. Lo bueno es que apenas hay turistas, nosotros vimos sólo 2 extranjeros, y la gente es muy sociable y sonriente, les llamas más la atención que en otros sitios. Así que por la mañana alquilamos una moto para medio día y pusimos rumbo a la (segunda) estatua más grande del mundo. ¡Buda, allá vamos! ¡Prepárate!

¡Y vaya si era grande! Y junto a él, dentro del recinto del complejo llamado Maha Bodhi Ta Htaung, hay otro buda reclinado que mide 100 metros, ¡ahí es nada! Por favor, apréciese en las fotos el intrincado sistema de seguridad del andamiaje trabajando en su cabeza. ¡Prevención de riesgos laborales, YA!

La gigantesca estatua de Buda tiene dentro 31 pisos. Hoy por hoy se puede subir hasta la planta 28, doy fe, si no conté mal. Es una buena paliza a subir y bajar escaleras, es cierto, pero dentro hay pinturas que van simbolizando los distintos niveles de existencia para los budistas. Las más ocurrentes son las de los niveles inferiores, con toda suerte de horrores y desgracias acaecidas a los malditos pecadores. Siguen muy a rajatabla la filosofía del “ojo por ojo“, pero tirando de demonios.

 

Tras la visita a Monywa seguimos hacia Bagan, la joya de la corona en Myanmar. Antes, hicimos una parada táctica para pasar la noche en Pakokku. Sed más inteligentes que nosotros: no vayáis.

¡Eso os lo contaré en el próximo capítulo!

Nuestra selfie delante del Buda gigante. ¿Llevaremos demasiado tiempo en Asia?

 

 

Datos Prácticos

Alojamiento

  • Mandalay 

Mandalay tiene unos precios también algo más caros que otros sitios de Myanmar. Nosotros nos quedamos, por recomendación, en el Garden Hotel. La primera noche nos costó 23 USD (no había baratas), con baño dentro de la habitación. La siguiente nos pudimos cambiar a las baratas con baño compartido, por 17 USD. Wifi regulero, desayuno normal incluido y, en general, bastante limpio todo, aunque se le notan los años al hotel. No es mal sitio para hacer Laundry. Te la cobran por piezas, como en todo el país, pero a un precio bastante asequible.

En 5 o 10 minutos caminando alrededor del Garden Hotel hay más opciones. Nosotros preguntamos en otros 4 sitios. Los precios oscilaban entre los 18 USD la más barata (en el Nylon, justo a la vuelta) hasta los 25 o 30 USD de los otros sitios, que eran más caros pero tampoco mejores, al menos las habitaciones que nos enseñaron.

 

  • Monywa

Que nosotros viéramos, hay 3 opciones para extranjeros (alguna más para locales).

Nosotros nos quedamos en el Shwe Taung Tarn, el más barato. La habitación costaba 20 USD, con baño, wifi mediocre y un desayuno decente incluido. Al baño se le suponía agua caliente, pero fue mentira. Un poco viejo también, y con olor a pintura por estar pintando las habitaciones de al lado, pero todo bastante limpio y más que decente.

Lo otro que vimos fue el New Golden Arrow, que suponíamos barato pero en el que nos pidieron 30 USD por una habitación bastante mediocre, y el Chindwin, un hotelaco con muy buena pinta cerquita, la habitación más barata costaba 35 USD, ni la vimos. Para locales costaba la mitad.

Monywa - Shwe Taung Tarn
Monywa – Shwe Taung Tarn

 

Transporte

  • Tren Hsipaw – Mandalay

De esto ya hablé en el post anterior, y si me repito Google me castiga de cara a la pared.

  • Bus Mandalay – Monywa

Baratito, 2 USD por unas 3 o 4 horas de viaje. La estación desde la que salen es una local, no la principal que está lejos al sur. Ésta está a unos 10 o 15 minutos caminando de nuestro hotel.

  • Bus Mandalay – Bagan 

No hicimos este trayecto, pero los billetes cuestan unos 8 USD y tardan 5 o 6 horas, saliendo por la mañana (creo que a las 8:00 am). Juraría que no hay opción de buses nocturnos.

  • Barco Mandalay – Bagan

Hay un ferry lento (del gobierno) que tarda 2 días y es muy barato. Conocimos varios que lo habían hecho y lo recomendaban mucho, muy local e interesante, buena opción para conocer birmanos. Lo único malo es que duermes en la cubierta y te tienes que proveer tú de mantas, esterillas, sacos o lo que quieras para dormir, porque por la noche refresca. Nosotros nos quedamos con las ganas pero no teníamos nada de eso, y no íbamos a comprar aposta para el viaje en barco. Creo que vale unos 8 o 10 USD.

  • Alquilar moto en Mandalay

Para visitar los 3 sitios de los alrededores puedes contratar un tuktuk (alrededor de 20 o 25 USD) que te lleve durante todo el día o alquilar una moto e ir por tu cuenta, como hicimos nosotros. La moto nos salió (tras el regateo) por 7,5 USD. Le echamos 0,70 USD de gasolina (nos regalaron un litro al alquilar la moto).

  • Alquilar moto en Monywa

Para ir a ver el Buda gigante también alquilamos una moto. Como está cerca (unos 15 o 20 km) y no hay mucho más que ver, negociamos para alquilarla sólo por medio día. Nos cobraron 5 USD y echamos 1 USD de gasolina, suficiente para ir y volver.

Comida

En Mandalay, para ser la segunda ciudad más grande de Myanmar, hay un gran vacío a la hora de encontrar restaurantes. Lo que más abundan son puestos en la calle, y vimos varios sitios locales que no pintaban mal, pero en general lo oferta gastronómica no es el punto fuerte de la ciudad. En realidad, no tiene muchos puntos fuertes.

En Monywa tampoco hay demasiados sitios para comer. Nosotros comimos en el restaurante de nuestra guesthouse, que no estaba mal, y cenamos en el mercado nocturno, junto a la torre del reloj. Hay un montón de puestos de barbacoas, bastante ricos y muy baratos. Cenamos bien y abundante por algo más de 3 USD los dos.

 

 

Todas las Fotos

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 comments