Navigation Menu
Prizren

Prizren

on 28/07/2012

Share This: Prizren, el Kosovo bucólico Decidimos ir a Prizren, en Kosovo, en nuestra ruta con el coche desde Skopje a Tirana. Realmente hay que dar un rodeo, pero no lo suficientemente grande como para que no nos llamara la atención acercarnos a ver está histórica ciudad kosovar. La República de Kosovo es el más joven de los estados europeos, aunque esto sólo es así para 108 de los 193 países de las Naciones Unidas. El resto (España incluida) no reconoce la soberanía de Kosovo, en disputa con Serbia desde la Guerra de Kosovo. Para ir a Prizren desde Skopje hay que salir dirección oeste hasta llegar a Tetovo (todavía en Macedonia) y después continuar hacia el norte. Existe un punto fronterizo -hasta ahora no habíamos visto ninguno entre las fronteras Europeas- en el que, tras enseñar el pasaporte e indicar que eramos turistas, continuamos hacia el interior del país. Kosovo nos ofrecía más vegetación, un paisaje es más montañoso y más verde, al menos en esta parte al sur del país. De hecho, según nos fuimos acercando a Prizren atravesamos un interesante puerto de montaña con el coche, todo curvas y curvas. Llegando a Prizren, la primera impresión es la de estar llegando a uno de esos bucólicos pueblos en la montaña, con su río atravesándolo, sus estrechas calles empedradas -algunas empinadas-, su gente paseando, sus mezquitas (bueno, quizás a las mezquitas no estemos tan acostumbrados) y todo eso. Sabéis a lo que me refiero, verdad?  La realidad es que Prizren tiene alrededor de 180.000 habitantes, pero ya os digo yo que no lo parece. Los suburbios de los alrededores deben ser los que hagan que sume habitantes esa cifra. Prizren es la ciudad más heterogénea de Kosovo, en aspectos culturales y étnicos. Además de los albanokosovares -mayoría en la ciudad- también residen aquí turcos, bosnios, gitanos e incluso algún reducido grupo de kosovares serbios. De hecho, el albano, serbio, bosnio y turco son todos ellos idiomas oficiales en la ciudad. Nosotros paseamos y paseamos por la ciudad. Recorrimos sus callejuelas, estuvimos a ambos lados del río Bistrica (especial mención al antiguo puente de piedra), nos acercamos a la multitud de mezquitas… en realidad es un sitio bien adaptado al...

Leer más