Playas de Praslin

Praslin, playas y naturaleza


Praslin, una isla por descubrir

Praslin es la segunda isla más grande de Seychelles con una superficie de 38 km2 y también la segunda isla más poblada con unos 7000 habitantes. Cuando planificamos nuestro viaje a Seychelles esta isla era la más desconocida para nosotros, no sabíamos muy bien qué nos encontraríamos… y fue una grata sorpresa por sus playas espectaculares y la famosa reserva natural Valle de Mai, patrimonio de la humanidad de la UNESCO.

Dónde dormir en Praslin

En esta isla hay menos alternativas de alojamiento que en Mahé pero, reservando con tiempo, no deberías tener problema para encontrar un lugar que se adapte a tus preferencias. Como he explicado anteriormente, la época en que viajemos a Seychelles afectará a la zona donde nos alojaremos.

Si viajas en los meses de mayo a octubre evita Grand Anse y las zonas orientadas al sur de la isla. Los vientos del sur hacen que esta playa esté cubierta de algas y el agua esté más turbia y marrón. En esta época recomendamos buscar un alojamiento en Cote D’or, cerca de la playa Anse Volbert.

Dónde comer en Praslin

Si bien es cierto que las opciones de comida en Praslin son más limitadas, siempre hay opciones disponibles. A orillas de la carretera principal que -casi- rodea la isla hay algunos restaurantes y take-away, y ya sabes que también puedes comer en los restaurantes de los diferentes hoteles de la isla. Nosotros comimos en un take away y en una pizzería en Cote D’or, en Whole foods café en Grand Anse y en los alojamientos donde nos alojábamos.

Qué hacer en Praslin

Lo primero que debes hacer es decidir cómo te vas a mover por la isla. Nosotros decidimos alquilar un coche. Teníamos únicamente 3 días en Praslin y no queríamos perder tiempo esperando autobuses, por lo que pedimos en nuestro alojamiento un coche de alquiler. También solicitamos devolver el coche en el puerto, por lo que nos cobraron un pequeño suplemento, pero nos permitió disfrutar del coche durante más tiempo. Alquilar un coche te permite llegar fácilmente a todos los rincones sin pegarte caminatas bajo el sol o la lluvia y te da libertad para explorar diferentes opciones para comer.

Playas de Praslin

Anse Lazio

  • Anse Lazio: Considerada una de las playas más bonitas del mundo, merece sin duda una visita. Espaciosa, larga y con un agua perfecta para el baño, esta playa acoge cada día cientos de turistas que vienen a pasar el día o a hacer una visita rápida. Llegar en coche es fácil y hay varias zonas de aparcamiento gratuito cerca. También hay un restaurante pegado a la playa, una buena opción si decides pasar el día en Anse Lazio.
  • Anse Georgette: La niña mimada de Praslin. Tan mimada que le han construido alrededor un resort cinco estrellas y para llegar tienes que atravesar un espectacular campo de golf. Esta playa es más pequeña que Anse Lazio y para mi gusto, mucho más bonita (también está en la lista de las mejores playas del mundo). Si quieres visitar Anse Georgette tienes que pedir permiso al resort Constance Lemuria con antelación, ya que para llegar hasta aquí has de atravesar su recinto y es un lugar privado. Como todas las playas en Seychelles son públicas deben dejarte pasar, aunque si tienen muchas visitas concedidas para ese día y su resort tiene una ocupación alta, pueden denegarte la entrada y ofrecerte otra fecha alternativa. Para llegar hay que caminar un buen trecho de cuestas y curvas bordeando el campo de golf, se tarda aproximadamente una hora desde la entrada al resort.
  • Cote D’or-anse Volbert: Se trata de la playa más extensa de Praslin. Esta zona es una buena opción para alojarse si viajas a Seychelles en la temporada de mayo a octubre por las condiciones de la playa y el mar. Hay montones de opciones de alojamiento y la playa de arena blanca es perfecta para pasar el día, con un mar calmado, totalmente apta para familias, para bañarse o nadar.
  • Grand Anse: Una playa grande y amplia, cerca de la carretera principal y bien comunicada, es el mejor lugar para alojarte si visitas Praslin desde noviembre a marzo. Cuando fuimos en verano estaba cubierta por algas y era imposible bañarse. También aquí hay numerosas opciones de alojamiento, algunas opciones de restauración y varios supermercados.

Valle de Mai

Valle de Mai es una reserva natural y fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO por su importancia en la preservación de especies protegidas de flora y fauna endémicas de las islas Seychelles. Una hermosa selva de palmeras de 19 hectáreas que acoge a numerosas especies endémicas de flora y fauna de Seychelles que merece por lo menos una visita de un 2 o 3 horas.

La entrada cuesta 350SCR (unos 24 Euros) y da acceso a todo el recinto sin límite de tiempo. Si quieres contratar un guía, en la puerta hay montones que se ofrecen, pero son caros. Dentro del recinto hay carteles explicativos sobre las diferentes especies de animales, plantas y árboles que se encuentran en la reserva, entre los que se encuentra el símbolo de Seychelles: El Coco de Mer. Existen carteles que señalizan las diferentes rutas que se pueden tomar. Según lo que te apetezca caminar, tienes tres rutas posibles de diferente duración, y el ascenso a un mirador con buenas vistas de la isla.

Para nosotros el Valle de Mai fue una gran sorpresa, esperábamos ver vegetación y alguna palmera de coco de mer, pero nada más lejos de la realidad. Se trata de una selva de palmeras donde una amante de las palmeras como una servidora se puede tirar horas hasta que le duela el cuello de mirar hacia arriba.

Reserva Natural de Fond Ferdinand

La reserva de Fond Ferdinand abrió sus puertas en 2013 por lo que no es muy conocida aún. Si el Valle de Mai te parece muy caro puedes visitar esta alternativa más económica. La entrada incluye visita guiada por la reserva, y viene muy bien porque es unas seis veces más grande que el Valle de Mai, además de tener un mirador con excelentes vistas. Aquí también se puede contemplar cocos de mer y otras especies endémicas de Seychelles.

http://www.sif.sc/vdm

Excursión a Curieuse

Cerca de Praslin se encuentra Curieuse, una isla rodeada por el Parque Nacional Marino de Curieuse, habitada únicamente por las majestuosas tortugas de Aldabra y otras especies de pequeños animales y aves.

Esta isla fue devastada al ser quemada por los primeros piratas que pusieron pie en ella. Prácticamente todos los animales de la isla fueron exterminados. Después hicieron de Curieuse una estación de cuarentena para enfermos de lepra, pero tiempo después sufrió otro gran incendio y terminaron por abandonar la isla. En 1979 el gobierno de Seychelles decidió ponerle remedio a tanta tragedia y proteger la isla y las especies que la habitan, así que crearon el Parque Nacional Marino de Curieuse, reintrodujeron tortugas y otras especies que habían sido aniquiladas por los piratas y otros pobladores y comenzaron a trabajar en diversos proyectos de conservación. Hoy en día es una visita que merece la pena para disfrutar de la abundante vegetación que cubre la isla, ver las maravillosas palmeras que dan el famoso coco de mer y observar las grandes tortugas de Aldabra, entre otras especies de animales.

Para más información, visita nuestro post de cómo viajar a Seychelles

Como dato final, ahora desde nuestra agencia NOMADS MALDIVES también organizamos viajes a Seychelles. Así que si quieres viajar a Seychelles, ¡no dudes en escribirnos a [email protected] y te prepararemos el mejor viaje posible!

Post escrito por Carol.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 comment