Navigation Menu
Nomads Spain – Nuevo proyecto

Nomads Spain – Nuevo proyecto

on 23/06/2016

Share This: Nomads Spain – Nuevo Proyecto Hola a todos! Os estaréis preguntando: ¿Qué es esto de Nomads Spain? Vayamos por partes, como dijo aquel señor tan simpático… Hay mucha gente que en los últimos tiempos me ha preguntado por el pequeño parón que ha sufrido Mi Casa es Redonda.      – ¿Oye, por qué no actualizas? Que tienes esto abandonao…    – ¿No subes destinos nuevos o qué?    – ¿Ya te has cansado del blog? ¡Lo sabía!    – Etc, etc…   ¡Nada más lejos de la realidad! El motivo es el más sencillo de todos los posibles, y es porque en este último año los viajes han escaseado, y no suelo utilizar el blog para otra cosa que no sea relatar viajes personales. Sin embargo, esta vez haré una excepción, ya que la principal causa por la que llevamos casi un año sin viajar es porque estoy inmerso de lleno en un nuevo proyecto llamado Nomads Spain. Y Nomads Spain no es ni más ni menos que una agencia de viajes online, especializada en planificar y reservar viajes baratos por España. Sí, como lo oís, después de haber recorrido medio mundo y haber conocido muchos y muy variados países, finalmente he decidido aconsejar y planificar viajes en el país que más conocemos: España. Tras mucho consejo por aquí y por allá y mucho planificar rutas para la gente, ya había oído muchas veces aquello de -“¿Oye, y por qué no montas una agencia de viajes, que se te da bien?”- Así que eso he hecho y así ha nacido Nomads Spain, con la idea de dedicarme a lo que mejor se me da. La filosofía principal de Nomads Spain es planificar rutas lo más baratas y lo más optimizadas posibles por España, viajando en autobús, durmiendo en albergues/pensiones/hostales y ofreciendo actividades en los lugares que se visiten, además de ofrecer unas guías de viaje personalizadas que nos hemos currado bastante. Ésta es la dirección: https://www.nomadspain.com/ Y éste es el resultado         Así que en eso estoy y estaré de ahora en adelante, espero que el proyecto de Nomads Spain vaya de la mejor manera posible, poniéndole toda la pasión y alegría posibles. Si conocéis a alguien que quiera venir a España viajando barato, pasadle la dirección y haremos todo lo que esté en nuestra mano...

Leer más
EPÍLOGO

EPÍLOGO

on 26/08/2007

Share This: EPÍLOGO Javi Como diría Hanníbal, del Equipo A (encendiéndose un puro)…”me encanta que los planes salgan bien” y es que salvo el tema del tren de los cielos, todo lo demás ha salido a pedir de boca, aunque eso sí, tras ello hay un gran trabajo de preparación y desde el principio nos supimos coordinar muy bien, al igual que con este diario, que llega ya a su fin, y que nos alegra haber compartido con todos vosotros. Y bueno, ¿qué más puedo decir de este viaje que no sepáis ya? Quizá que hace ya muchos años leí un libro sobre las primeras expediciones al Everest, “la última ascensión”, y contaba una fascinante historia sobre la capacidad de superación y el espíritu de conquista, en el que 2 montañeros desaparecieron ascendiendo hacia lo desconocido, buscando hollar la cima más alta. Y creo que es cuando lees estas historias, cuando las escuchas,…que una voz interior, quizás esa curiosidad innata que todos llevamos dentro,.. te pide a gritos salir de casa en busca de aventuras, experiencias y de esas regiones tan poco conocidas en los mapas y a la vez tan lejanas. Es en ese momento cuando sin querer nace un día, y con él, una idea. Y es que algunos viajes empiezan antes de lo que uno cree y a veces nunca terminan. Recorrimos miles de kilómetros en pos de un sueño, cruzamos Asia de oeste a este y luego atravesamos los Himalayas, conocimos muchas culturas y formas de ver diferentes, alcanzamos con la vista el gran Everest…pero lo más grande fue no lo qué vivimos, sino cómo lo vivimos, esos fantásticos compañeros que tuve con los que pasé muy buenos ratos, y la satisfacción personal de haber llegado en este viaje un poco más lejos, un poco más alto, un poco más.. Ir tras las huellas de viajeros tan ilustres y haber alcanzado un poco de lo que ellos alcanzaron llegando a lugares tan míticos como lejanos, es una sensación enorme. Gracias a personajes como George Mallory, Alexandra David-Neel, y otros más…que nos enseñan que todos los sueños se pueden conseguir, y a ese propósito debió responder mi capacidad de soñar. Calero Bueno, por mi parte tengo...

Leer más
Saliendo de Asia

Saliendo de Asia

on 24/08/2007

Share This: Día 28 (Javi) Nos levantamos tarde, tan tarde que Lyon y yo nos pasamos el desayuno. Los demás si que han aprovechado sus desayunos y me los encuentro en el Hall del Hotel (Lyon sigue durmiendo), esperando que pare de llover para decidirse a salir. Resulta que ha estado toda la noche diluviando, vaya mierda. Tenemos que ir a recoger las últimas compras, así que me enfundo el chubasquero y nos desperdigamos todos tratando de apurar hasta el final, cada loco con su tema. Yo tengo que recoger unos pantalones que me han hecho a medida, así que me doy prisa, y a medio camino veo toda la calle inundada, con 2 palmos de agua. Pienso en rodearla pero la otra calle está peor, así que le pregunto a uno como puedo llegar al otro lado y me hace señas para que coja un rickshaw. Así que allá voy, total la cuestión es no mojarse y recorrer los 100 metros que distan hasta mi tienda, coger los pantalones, dar media vuelta, parar a pillar las camisetas en otra tienda y volver a la zona seca. Vaya aventurilla, era todo un caos, y un tráfico de coches y rickshaws que taponaban casi todas las calles. Al volver al hotel, cuento las rupias que me quedan y me las fundo exactas en varias cosillas para dejarme las 1365 necesarias para las taxas de aeropuerto, que se pagan para salir del país. Después de ultimar las compras, nos reunimos en el hotel para acabar de hacer las mochilas e intentar meter todas las cosas que habíamos comprado. Joder, mi mochila había engordado unos 6 kilos, y eso que ya me había fundido toda la comida del principio xDD. Algunos incluso tienen que comprar bolsas aparte, jeje. Abajo nos espera el Pahari, para “aclarar” supuestamente las cuentas. Lo sabía, la cagaron en Lhasa y el descuento que nos hicieron fue un error. Pero le doy largas haciéndome el sueco y le digo que se aclare con los de la otra agencia. Al final, no con buena cara, nos llevan al aeropuerto en medio de un caos en el que tardamos en llegar más de lo esperado. Vamos justos de tiempo, nos...

Leer más
De visita por Kathmandú

De visita por Kathmandú

on 23/08/2007

Share This: Día 27 (Calero) No hay nada mejor que agarrarse un buen chuzo a 2 días de acabar el viaje, así que eso es exactamente lo que hicimos la noche anterior. Sin embargo, sí que hay muchas cosas mejores que levantarse a las pocas horas con una señora resaca para ver Kathmandú en un solo día. Acción–reacción, ya se sabe… El desayuno del hotel, para compensar, fue el mejor desayuno que había probado en los últimos meses. Y sí, digo últimos meses pese a no llevar ni uno de viaje, pero es que un bufet libre en el que te hacían las tortillas delante de ti y donde tenías carnes, bollos, dulces, salados, bebidas de un tipo, de otro… es un desayuno de campeonato para los que no habituamos a pernoctar en los “Meliá” y “NH”. Tras hincharnos a comer se nos presentó nuestro guía para el día de hoy en un perfecto castellano, pero con una innegable cara de nepalí. Resulta que para sorpresa nuestra allí habla bastante gente español por ser éste un idioma bastante estudiado, y o bien eso o bien el aprendizaje innato del comerciante callejero hacían de Kathmandú una ciudad en la que demasiada gente nos entendía. Nos montaron en una furgoneta con nuestro castellano-parlante guía, que lució durante todo el día una sempiterna sonrisa en su rostro, y comenzamos a rodar por Kathmandú , capital del reino de Nepal. Este país, como bien dijimos, cuenta con la nada despreciable población de 24 millones de habitantes, y tras haber estado cerrado al exterior hasta mediados del siglo XX, el fenómeno hippy fue uno de los principales activos que abrió sus fronteras al turismo debido al sentido espiritual y místico que tiene el pais. Hay una leyenda que dice que antiguamente había un gran lago en Nepal, habitado por serpientes. Un viejo sabio chino taoista llegó hasta allí y plantó una flor de loto y entonces la tierra se alzó y se formó una gran colina como origen de la ciudad, y es ahí justamente donde encaminamos nuestros pasos como primer destino. En esa colina se encuentra la Stupa de Swayambhunath, la más vieja de Nepal con 2500 años de antigüedad, y el templo que la acoge,...

Leer más
Entre el Tibet y Nepal

Entre el Tibet y Nepal

on 22/08/2007

Share This: Día 26 (Cris) Nos despertamos y alucinamos viendo donde estamos. Dormimos todos en la misma habitación (¡es cómo estar de colonias!) y el paisaje que se abre ante nosotros a través de la ventana nos hace desperezarnos de golpe. Además, tenemos un balconcito ideal para disfrutarlo. El día anterior llegamos de noche y lloviendo, tras horas y horas de camino y para nada nos imaginamos que nos encontrábamos en un sitio así. Ahora es cuando nos damos cuenta de que Zhangmu es un pueblecito colgado de una montaña y clavado en un entorno que parece la selva amazónica: ¡todo es vegetación y cascadas! Bajamos a desayunar: es la despedida de los panecillos de tortilla tibetanos que nos han acompañado a lo largo de estos días. Pero no sólo hay que despedirse de los panecillos, hay que hacerlo del Tibet, un lugar cargado de significado, donde las cosas no son fáciles y que nos ha dejado fascinados. Mochilas al hombro, bajamos. Resulta que la aduana china está justo al lado del hotel, en la misma calle, cosa de la que tampoco nos habíamos enterado. Nos ponemos a la cola y mientras vamos rellenando, por enésima vez, varios formularios; la escena es la de siempre: ¡oye!, ¿aquí que has puesto?; ¿esto lo dejamos en blanco, no?; a ver, ¡déjame copiar!. Por fin llega nuestro turno: sello de salida y pa’lante. Avanzamos, carretera abajo, hasta que llega el momento de despedirnos de nuestro guía y nuestros conductores, que no pueden seguir acompañándonos. Una vez cruzado, entramos en territorio nepalí. Mirada atrás, un “Free Tibet!” y a disfrutar de los últimos coletazos del viaje en Nepal. Y, ¿qué nos toca ahora? ¡Formularios, of course! Lo primero es hacernos el visado, que no lo llevamos hecho. La verdad es que resulta muy fácil. Es un puro trámite y no tenemos ningún problema. Además, como vamos a estar menos de 3 días, podemos hacer el visado de tránsito, que es gratuito. La sensación que nos invade, o por lo menos a mi, es la de estar en la India. Aun sin haber estado allí (todavía) es así como me la imagino, tanto por los paisajes, como por la gente, como por el ambiente...

Leer más
A los pies del Everest

A los pies del Everest

on 21/08/2007

Share This: Día 25 (Javi) Después de pasar una mala noche debido a la altitud y el frío, en la que apenas hemos podido pegar ojo, suena el despertador de Elena. Son las 7. Elena se levanta y al volver trae malas noticias: hay mucha niebla, así que me dice que mejor esperemos a las 8. Mierda, parece que el sueño de ver el Everest se esfuma. Sería una pena enorme haber llegado hasta aquí y quedarnos con la miel en los labios. Pero como se suele decir, la esperanza es lo último que se pierde, así que me doy la vuelta e intento conciliar de nuevo el sueño imaginándome lo que sintieron las primeras expediciones británicas, con George Mallory a la cabeza, al llegar aquí. Ya no importaba la noche de desvelo, el destino no estaba en nuestras manos… A las 8 suena mi despertador, toca levantarme, así que me visto y, en mi interior algo me dice que estoy ante algo muy grande, uno de esos momentos que no se te olvida en la vida. Salgo de la tienda y ahí está, delante de mí, el monte Everest. Impasible, grandioso, majestuoso, por fin se había dejado ver. Saboreo esos segundos de descubrimiento, de fascinación, de atracción irresistible… y voy a avisar corriendo a los demás: “Ehhh gente, levantaos, rápido, que está ahí fuera. Está ahí”. Joder, no me salen las lágrimas pero la emoción es infinita. Todos se visten rápidamente y salimos de las tiendas. Nos quedamos asombrados ante semejante espectáculo: amanecer en el campo base del Everest. Joder, la alegría es inmensa, estamos flipando, es un sueño de la infancia hecho realidad. Siempre había soñado con ver algún día con mis propios ojos el techo del mundo, el 3er Polo, la Gran Diosa Madre de la Tierra, aquello por lo que muchos arriesgaron su vida y algunos la perdieron. La mítica cara norte estaba ahí, con el 1er y 2do. espolón, al alcance de nuestra vista, donde 83 años atrás George Mallory y Andrew Irvine desaparecieron dejando tras ellos la mayor incógnita en la historia del alpinismo: ¿la primera ascensión al Everest? Diosss, no sólo estábamos allí, a los pies del Everest, sino que además lo...

Leer más
Llegando al techo del mundo

Llegando al techo del mundo

on 20/08/2007

Share This: Dia 24 (Calero) Hacia el techo del mundo! Incluso en un viaje ya de por sí especial tiene que haber algún día más especial que el resto. Y si además resulta coincidir con la recta final del viaje, a pocos días de la temida vuelta a casa, éste se convierte en la guinda del pastel. Estar rodeado de montañas que superaban los 5000 metros era en sí mismo impresionante, más por lo que significaba que porque éstas realmente te dejaran boquiabierto, ya que el altiplano himaláyico estaba a sus buenos 3500 o 4000 metros. Pero hoy era el día en que veríamos varias de las montañas más altas del mundo, puede que hasta 4 ochomiles, de los que tan solo se pueden contar 14 iguales a lo largo y ancho del mundo y que por supuesto están todos ellos en los Himalaya y Karakorum. Y entre los que veríamos, por encima del resto, el Qomolangma (madre del Universo) o más conocido por nosotros, monte Everest. Con 8842 metros, la montaña mas alta del planeta, 237 metros más que la segunda, el K2. Pensábamos llegar hasta el campamento base de su cara norte, desde donde allá por Mayo zarpan las expediciones con ánimo de coronarlo. Para ello necesitábamos un permiso especial, aparte de los dos que ya se nos requería para recorrer el Tibet, pero nuestro guía ya se había encargado de ello. Salimos de Lhatse, pueblo feo donde los haya, y tras alguna hora de viaje comenzamos la ascensión de un puerto de montaña; poco a poco la nieve comenzaba a rodearnos, el frío se empezaba a hacer notar, y al fin paramos en el punto más alto. Resultamos estar en Gyatchula, el paso de montaña más elevado de toda la travesía con 5220 metros. Para todos nosotros el sitio mas alto que jamás habíamos visitado. Disfrutamos fuera con la nieve entre las banderolas de plegaria tibetana, nos rebozamos y tiramos bolas como críos, nos hicimos unas fotos (parece ser que finalmente conseguí parecerme al yeti en una de ellas), y después de 20 minutillos continuamos con nuestra ruta, comenzando a descender de nuevo. Era realmente pronto, las 12:30, cuando paramos a comer al llegar a Shegar,...

Leer más
Shigatse y Lhatse

Shigatse y Lhatse

on 19/08/2007

Share This: Dia 23 (Cris) El desayuno de hoy no tiene nada que ver con el de Lhasa: inauguramos los desayunos a base de panecillos de tortilla, que no variarán hasta que abandonemos el Tibet: mmm, ¡eso sí que es un lujazo! Ayer por la tarde empezó a llover, ha estado lloviendo por la noche y no dejará de hacerlo a lo largo del día. Pillamos coches destino Shigatse, la segunda ciudad del Tibet por detrás de Lhasa. El objetivo es el monasterio de Thashilunpo, fundado en 1447 por el primer Dalai Lama y hasta la ocupación china, sede de los Panshen Lama. Lo visitamos por nuestra cuenta porqué nuestro guía tiene trabajo burocrático: ¡tiene que conseguirnos los permisos para el Everest! Acabada la visita hacemos algo de tiempo hasta que nos vienen a buscar. Nos llevan a comer a un restaurante de Shigatse mismo y, como la mayoría de veces, nos ponen en una especie de reservado, en una salita adosada al cuerpo principal del comedor; hemos comprobado que, siempre que pueden (esto empezó en Pekín), nos ponen en una salita a parte o nos suben a un piso diferente, etc., porque allá donde vamos llamamos mucho la atención y se ve que les despistamos a la clientela. Consecuencia: no nos ven y cuesta mil conseguir que te hagan caso; comprobamos que la camarera no responde al grito de “¡tibetanaaa!” (versión adaptada de “¡tabernera!”) que sale insistentemente desde nuestro rinconcito. Después de comer continuamos con la ruta. Nuestro destino es Sakya y, más concretamente, su monasterio, sede de la escuela budista tibetana de Sakya, donde en la edad media se tradujeron las escrituras budistas del sánscrito al tibetano. Por lo visto, nuestro tour no está tan organizado como creíamos y el guía y los conductores llevan toda la tarde decidiendo donde nos llevan a dormir (y nosotros que creíamos que teníamos todos los alojamientos previstos y reservados, ¡qué ilusos!). Las opciones son dormir en Sakya mismo o tirar hacia Lhatse y avanzar camino. Al final nos llevan a Lhatse. Ya en Lhatse paramos delante de un hotel (¿hotel? Bueno, algo así) y el guía baja con Elena como representante del grupo para ver si podemos quedarnos y si...

Leer más
Hacia la carretera de la Amistad

Hacia la carretera de la Amistad

on 18/08/2007

Share This: Dia 22 (Javi) Tras una noche de tormenta, amanece un cielo gris. Hoy es el día que empezamos la famosa carretera de la amistad que une Lhasa y Kathmandú por tierra, una de las rutas más hermosas que se pueden hacer en el mundo, y que atraviesa una de las regiones más desoladas y remotas de la tierra, el altiplano tibetano, y que comprende una altitud media que oscila entre los 4000 y 5000 metros. Eran unos 900 kms. los que nos separaban de Kathmandú, casi 5 días de travesía atravesando los Himalayas. Desde el principio teníamos claro que era “lo mejor” del viaje, sobre todo porque pretendíamos alcanzar el campo base del techo del mundo, y sin duda alguna, era “la aventura”. Si existiese una autopista en el cielo, posiblemente esta ruta sería lo más parecido. Con estas expectativas salíamos del hotel. Enseguida vemos que nos esperan el guía y 3 conductores (el veterano, el gordete y el Elvis) con 3 4×4, con lo que nos dividimos en 3 grupos: las 3 parejas se distribuyen como pueden en 2 coches intercambiándose en cada parada, mientras los 3 solteros: Lyon, Illenca y yo, nos acomodamos en el otro coche. Iniciamos ya la ruta por una carretera convencional en la que de vez en cuando hay controles policiales, que curiosamente miden el tiempo entre control y control para saber a la velocidad a la que vas y vigilando que no te pases, con lo que a veces teníamos que hacer paradas técnicas, donde aprovechábamos para estirar las piernas y tener contacto con los nativos. Al principio la carretera es asfaltada, había mucha niebla en las montañas por las que pasamos. Luego la ruta se encamina por unos desfiladeros siguiendo el curso de un gran río, el Yarlung Tsampo, sagrado para los tibetanos. Es impresionante, picos de 5000 metros a ambos lados, aunque por aquel entonces no sabíamos que esto era sólo el principio y lo mejor estaba por llegar. A media mañana llegamos a un pueblecito, donde comemos en un bareto de carretera lo poco que hay: arroz, carne y noddles, a su elección, no estaba mal. El sitio era bastante auténtico, ya que empezamos a ver la...

Leer más
El Palacio de Potala

El Palacio de Potala

on 17/08/2007

Share This: Dia 21 (Calero) El mítico Potala nos esperaba. Hoy era un día importante, visitábamos una de las joyas del viaje, visto tantas veces en fotos y esta vez lo teníamos ahí al lado… tan cercano… pese a ello nos teníamos que recordar que en realidad estábamos a miles de kilómetros de nuestra cultura, en una de esas ciudades míticas del planeta, no era una excursión que pudiéramos hacer cualquier fin de semana. Obviamos el desayuno voluntariamente, sin duda era el peor desayuno que habíamos hecho en todo el viaje. Admirar el Potala desde fuera es impresionante, es una de esas construcciones que te hacen desconectar del resto de mundo que te rodea y contemplar embobado la imponente mole con ese paisaje de fondo tan espectacular como son los Himalaya. Extrañamente yo siempre había pensado que se encontraba en la afueras, solitario en mitad del campo, pero no, realmente el palacio preside Lhasa, está cerca del centro de la ciudad y desde lo alto se puede apreciar ésta en su totalidad.. Al llegar tuvimos que esperar fuera un buen rato a que los oficiales de turno de la puerta organizaran la situación y fueran dejando entrar a los diferentes grupos. Por lo que nos contaron, se necesita pedir hora para entrar al Potala, como si fueras al medico de cabecera, y tenía un número máximo de visitantes diarios, con lo que conviene “pedir cita” con antelación para no encontrarte con la desagradable sorpresa de no poder entrar. Aparte, las visitas guiadas tenían un máximo de tiempo dentro: una hora. Mientras que si ibas sin guía podías estar todo el tiempo que quisieras, con lo cual nuestro guía nos dijo que nos dejaba volar libres y que nos esperaba en la salida. Realmente yo creo que le venía de perlas, porque nuestro guía era muy majo y agradable pero de guía ejercía poco, la verdad. Se dice del Potala que es el edificio más grande del mundo, cosa que por supuesto veo como una exageración, pero si es cierto que posee mas de 1000 estancias entre todo el complejo. La parte visitable por los turistas, sin embargo, se limitaba a una pequeña porción del total. Nos recorrimos todo el...

Leer más