Navigation Menu

Berat

Posted by on 30/07/2012 in Albania, Balcanes, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Berat

Share This: Berat, la ciudad de mil ventanas   Tras el recorrido por lo que hace 30 años fueron carreteras pero hoy parecen rocódromos (ver el post anterior acerca de Durrës y las carreteras de Albania) y muchas más horas de coche de las que Google nos sugería, llegamos al fin a Berat, que resulta ser un bonito pueblo de postal distribuido en varios barrios ubicados en laderas de pequeños montes, con el río Osum seccionándolo por la mitad. De hecho, Berat es uno de los pocos lugares de Albania que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y también es considerado el pueblo más antiguo del país (los orígenes se remontan a antes de Cristo). El pueblo es agradable, y se nota que es turístico, aunque parece turismo de interior, ya que no vemos mucho extranjero aquí. De hecho lo notamos en las miradas de la gente, se nota que somos de fuera y no están tan acostumbrados como en otros sitios. La gente en Berat  por la tarde tiene un hobby: camina arriba y abajo, constantemente, por un amplio y arbolado paseo que atraviesa el centro del pueblo, con algunas terrazas y bares a un lado. Quizás sea porque es sábado, pero todo el mundo pasea y come pipas, en pequeños grupos, hablando; llegan al final del paseo y otra vez para atrás, pasean y comen pipas, arriba y abajo, venga a andar y andar. Curiosa forma de pasar la tarde del sábado, no sé quién va ganando ni cuántas vueltas le saca al último.   Hay una gran universidad en Berat, llama la atención el estilo arquitectónico, tiene un aire muy megalómano que desentona con la apacible arquitectura del pueblo, y parece no estar terminada de construir del todo por estas fechas. Nos paseamos por los jardines de alrededor e incluso nos conseguimos meter dentro a pesar de que ya es de noche, pero finalmente un guarda nos invita amablemente a irnos de allí. Berat también tienen un castillo, o las ruinas de un castillo milenario, en lo alto de una colina. Aunque no queda mucho en pie o reconocible dentro del gran perímetro de la fortaleza, ésta bien merece darse una pequeña vuelta, sobre todo porque las vistas del pueblo desde arriba son espectaculares, con la gigantesca universidad destacando entre las casitas. En el pueblo hay varias mezquitas también, con sus puntiagudos minaretes sobresaliendo, y varios puentes que atraviesan el río.   ALOJAMIENTO Nos alojamos en el Berat Backpackers, 10 € la cama en dormitorio, incluyendo el desayuno. La verdad es que el hostel nos gustó mucho; construido de forma escalonada, tiene bastante encanto y un patio interior en varios niveles con plantas y sitios para relajarse tranquilamente y buenas vistas del pueblo. También tiene una zona para acampar con tu tienda de campaña en el jardín, más barato. Lo único malo es que está en el barrio del otro lado del río y hay que andar un poco para llegar, teniendo en cuenta el tamaño del centro de Berat. Pero merece la pena.   En resumen, Berat es un gran sitio para pasar un día o dos y relajarse. Ambiente tranquilo, pueblo bonito, río… buena combinación. Y de Albania decir, como ya dije en la entrada de Tirana, que es el país que más me llamó la atención de este viaje, por inesperado y genuino, porque es en...

read more

Durrës y las carreteras de Albania

Posted by on in Albania, Balcanes, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Durrës y las carreteras de Albania

Share This: Durrës, el horror arquitectónico hecho playa   Antes de ir a Berat desde Tirana hicimos una parada táctica con nuestro coche en Durrës, la ciudad portuaria de Albania y su principal playa, reclamo turístico de todo el país e incluso de otros vecinos como Kosovo o Macedonia. Durrës me pareció un horror arquitectónico; lo que en España hemos hecho y criticado tanto, aquello de la masificación urbanística costera, ese Benidorm que a todos nos viene a la cabeza cuando pensamos en aglomeración playera… Pero llevado a una escala superior. Vale, me podréis decir que es herencia de la época comunista, pero cuando ves los cerca de 10 km de playa  de la segunda ciudad más grande de Albania atestados de bloques de apartamentos en primerísima línea de mar, y las miles de sombrillas abarrotando la arena mientras pareces transportado a décadas atrás o crees estar en una peli de Kusturica, el resultado es hacer exactamente lo que hicimos: tomar una cerveza rápida a la sombra, meterse en el coche, encender el aire acondicionado (el calor era sofocante) y salir huyendo de allí. Hasta luego, Durrës!   Saliendo de Durrës hacia Berat la carretera fue tornándose más y más peliaguda, por llamarlo de alguna manera. Realmente el estado de las carreteras en Albania bien merece un capítulo aparte: la autovía puede desaparecer sin previo aviso, o puede aparecer un agujero en ella por el que Diosquieraquenotecueles ya que vas a más de 100 km/h. O simplemente, en las carreteras convencionales, aún le sigo dando vueltas a cómo esos deportivos con los bajos a ras del suelo no acaban fundidos con el asfalto. Es común ir a 80 km/h por una carretera y tener que frenar repentinamente hasta los 20 km/h o dejarte medio coche entre los socavones, tú eliges. Y hablando de los coches de lujo, nos llamó la atención la cantidad ingente de ellos que hay (sobre todo Mercedes) para un país tan pobre como Albania, y también el hecho de que la mayoría de ellos tuvieran matrículas de países escandinavos. –La de turistas suecos que vienen a Albania! -decíamos irónicamente, pero al adelantarles sólo veíamos morenos rostros balcánicos. Un albano que conocimos, creo que en Durrës, tras ser preguntado por ello, nos dijo muy cargado de razón: –Claro, eso es porque a los albanos nos gustan los coches buenos, y los Mercedes son los mejores coches -, hilarante. Lo cierto es que Albania es un destino para muchos de los coches robados de alta gama en Europa. Por eso se pueden ver tantos de ellos por las carreteras, en especial Mercedes con lunas tintadas, muchísimos, tanto que nos entraron ganas de comprarnos uno, no podían ser demasiado caros. Hasta aquí este breve capítulo de Durrës, con mención aparte a las carreteras. Seguimos con Berat!     Ver todas las fotos de...

read more

Tirana

Posted by on 29/07/2012 in Albania, Balcanes, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Tirana

Share This: Tirana, peligro: conductores Tirana, para el que no lo sepa, es la capital de Albania. Sí, Albania, ese pequeño país desconocido en la costa del Adriático frente a Italia. A cuánta gente le habéis oído decir : -“Este Agosto me voy la primera quincena a Estepona y la segunda a Albania” ? A poca, verdad? Pues es una pena porque Albania es bien barato y a mí, personalmente, fue el país que más me llamó la atención de este periplo balcánico veraniego, quizás sea esa debilidad que tengo de hacer de defensor de los pleitos pobres… Albania, desde su independencia de los nazis italianos después de la Segunda Guerra Mundial , estuvo gobernada durante medio siglo por el partido comunista dirigido por Enver Hoxha.  Al margen de que hubiera o no prosperidad económica en todo ese período, lo cierto es que se instauró un comunismo bastante hermético que tuvo como consecuencia un aislamiento brutal del país hacia el exterior. Con la instauración de la democracia, ya en los años 90, el boom y el crecimiento urbanístico se volvió anárquico y desenfrenado, y esa es la impresión que me dio en general Albania -aún 20 años después-, sin olvidar también que es uno de los países más pobres de Europa, junto con Moldavia y alguno más. Para llegar a Tirana desde Kosovo, eso sí, hay que decir que fuimos por una autopista que además era gratuita. Pero conforme íbamos adentrándonos en el país el panorama iba cambiando… Se notaba que estaba… cómo decirlo… a medio hacer? Una cosa que me llamó la atención de Tirana (y en general de Albania) es la conducción. Creo que, de los países Europeos en los que he estado, Albania es el más caótico en este sentido. Vimos de todo con el coche, todo vale, parece que cuanto más imprevisible sea tu maniobra al volante, más puntos te dan -por original- y optas al premio. Se podría acercar a lo que se ve en la India, pero sin llegar a tanto. Qué no quieres esperar la larga fila de coches en un semáforo? No hay por qué! Invades el carril contrario y adelantas a todos de una pasada, y los que vengan de frente que se apañen. Y claro, allí donde fueres, haz lo que vieres. Luego Tirana, turísticamente hablando, no te cautiva por su belleza. Es bastante aseada y limpia, hay bastantes parques en el centro y muchos edificios pintados de colores (para contrarrestar tantos años de sobrio comunismo), pero yo le vi un toque algo gris, algo desalmada. No así la gente, sencilla y simpática, con un toque balcánico mediterráneo que a mí me encantó. Realmente parecíamos transportados a la Europa de hace algunas décadas y eso, la anomalía frente a la globalización de Europa, vale mucho. el centro neurálgico de Tirana es la plaza Skanderberg, es la plaza central por la que siempre has de pasar, y donde se concentran muchos de los edificios más importantes de la ciudad: la Torre del Reloj, la mezquita Ethem Bay, el Hotel Tirana Internacional, el Museo Nacional de Historia y varios ministerios. Nuestros paseos, al igual que en Skopje, fueron bajo un sol abrasador, mucho verano aquí. Pero no sé por qué, se nos hizo más suave que en la capital Macedonia. También hay numerosos...

read more