Navigation Menu

Sofia

Posted by on 06/08/2012 in Balcanes, Bulgaria, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Sofia

Share This: Sofia, la última parada   La última estación de este viaje es Sofia. La vimos en dos partes: la primera vez cuando entramos inicialmente desde Macedonia y por último antes de volar de regreso a España. En ninguna de las dos estuvimos demasiado tiempo, pero tampoco creo que la capital búlgara merezca mucho más, sinceramente. Lo digo porque a mí personalmente Sofia no me gustó demasiado. La vi gris, anodina, carente de encanto. Y el caso es que tiene muchos parques y la arquitectura -aunque un poco decrépita- es interesante, pero no se puede decir que sea una ciudad especialmente bonita. Y mi problema es que yo no le encontré ese encanto. Y claro, esto es como todo, si eres bonita tienes mucho más fácil gustar. Pero si no lo eres, y además no tienes encanto, pues la cosa se complica. Pero sé de gente que defiende Sofia, así que lo dejaré en que no hubo flechazo con esta antigua capital Europea (la tercera más vieja por detrás de Atenas y Lisboa). A cambio se puede decir que no es muy grande ni muy agobiante, al contrario, a mí me daba la impresión de que faltaba gente por las calles. También a su favor hay que decir que es barata, como todo Bulgaria. Y lo más importante, Sofía tiene la Catedral de Alejandro Nevski, la joya de la ciudad, el lugar más visitado y una de las catedrales ortodoxas más grandes y características del mundo. Recorrimos la ciudad, visitamos algunos parques e hicimos alguna compra de última hora. Hay bastantes templos en Sofia: iglesias, sinagogas y mezquitas, muy variado. Los taxis son tremendamente baratos (fuimos en uno al aeropuerto y nos costó 6 €) y la ciudad da de sí para caminar varias horas.     TRANSPORTE Skopje – Sofia : Bus -> Tiempo: 4’30 horas. Precio: 17 €. Varna – Sofia : Tren (sólo pudimos comprar billetes en primera clase, pero muy baratos) -> Litera en coche-cama. Tiempo : 9 horas. Precio: 17 € Tour al Monasterio de Rila : Pagamos 20 € cada uno. El conductor estaba muy loco y nos llevaba saltándose todas las normas que le habían enseñado en la autoescuela, en caso de haber ido. Pero fue rápido, nos dejo en Rila y nos trajo de vuelta. ALOJAMIENTO Canape Connection -> Cama en habitación compartida. Precio: 12€. Hostel en el centro de Sofia. Primero probamos en Hostel Mostel, pero estaba completo. El Canape Connection no estaba mal, pequeño y discreto, bastante básico.   En resumen, Sofia es una ciudad que, como ya he dicho más arriba, no me pareció encantadora. En cualquier caso, como suele ser puerta de entrada o de salida al país, la ciudad no desmerece una visita; a mí lo que más me gustó fue la arquitectura urbana con grandes edificios antiguos, aunque haya muchos en no muy buen estado y se alternen con edificios de sobria estética comunista de su pasado reciente. Y Bulgaria en general me pareció un país interesante, con mucha historia y gente muy agradable. Creo que nos quedaron bastantes sitios por ver porque al fin y al cabo sólo estuvimos en Sofia, el monasterio de Rila, Veliko Tarnovo y Varna y sus playas. Pero es lo que siempre se dice: así hay motivo para volver, no? Y como entrada final de este...

read more

Varna

Posted by on 04/08/2012 in Balcanes, Bulgaria, Diarios de viaje, Europa | 2 comments

Varna

Share This: Varna, la playa de Bulgaria   Vamos acabando nuestra veraniega ruta balcánica, y para darnos un descanso de la paliza de viaje decidimos venir a Varna a por un poco de playa y relax. Nos hubiera gustado planificarlo mejor y tener algo más de tiempo para explorar algunas playas mejores y más tranquilas que las de aquí, pero nos tenemos que conformar con los algo más de dos días que pasaremos aquí, y nos daremos nuestro merecido chapuzón en el mar Negro. Varna, con algo más de 300.000 habitantes, es la tercera ciudad de Bulgaria por detrás de Sofia y Plovdiv. Es la capital de verano del país y atrae turistas de bastantes países, en especial muchos rusos, según vimos. A mi la ciudad en sí tampoco me pareció especialmente bonita, aunque también es cierto que nos alojamos a unos cuantos kilómetros al norte, en un hostel de playa (íbamos a eso) y a la ciudad sólo le dedicamos una mañana y la tarde antes de irnos. Hay bastantes complejos hoteleros en los alrededores de la ciudad, y la verdad es que la playa de Varna no está mal tampoco (además está muy cerca del centro, lo cual se agradece), con lo que es un buen destino veraniego si buscas sol y playa en una ciudad que tiene de todo. Lo que más me llamó de atención de la ciudad en sí fue la gran Catedral de la Asunción , realmente bonita. Aparte de eso, playa y fiesta; más fiesta de la que pretendíamos, de hecho. Y más resacas de las que pretendíamos, también. Era pleno verano y en la zona en la que estábamos, cercana a Golden Sands (resorts, playas y discotecas) había mucho movimiento y playas decentes, así que prácticamente ahí dijimos adiós a los balcanes, con la excepción de un rato más en Sofia, antes de volar de vuelta a España. Hicimos buenas migas con varias personas de nuestro hostel, así que al menos podemos decir que nos lo pasamos muy bien y disfrutamos de algo de sol y playa (sobre todo lo segundo, porque de sol ya íbamos sobrados).       TRANSPORTE Veliko Tarnovo – Varna : Bus -> Tiempo: 4 horas.  Precio: 10 € Varna – Sofia : Tren (sólo pudimos comprar billetes en primera clase, pero muy baratos) -> Litera en coche-cama. Tiempo : 9 horas. Precio: 17 € ALOJAMIENTO X-Hostel -> Cama en habitación compartida. Precio: 12€. Hostel a unos 8 km al norte de Varna (cerca de Golden Sands), en una zona residencial bastante tranquila y con playas cercanas. El hotel pregona la fiesta, y la tiene. Está en un recinto grande con un amplio comedor exterior. Sirven cenas y bebidas, es bastante grande y todas las noches organizan salidas a las discotecas de Golden Sands. Decir que no fue nuestra primera opción, pero por ser temporada alta, tras dos o tres intentos fallidos en el centro de Varna acabamos viniendo a éste y la verdad es que nos lo pasamos muy bien con la gente que conocimos aquí.     En resumen, Varna es una ciudad orientada sobre todo al verano y a la playa. Eso sí, no esperes playas tranquilas y despejadas, para eso hay que huir de la ciudad, pero al menos éstas no eran malas y no estaban abarrotadas, sobre todo según...

read more

Veliko Tarnovo

Posted by on 02/08/2012 in Balcanes, Bulgaria, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Veliko Tarnovo

Share This: Veliko Tarnovo, la ciudad de los zares   Llegamos a Veliko Tarnovo en bus desde Sofia. La antigua capital del país -en la Edad Media- es otro de los platos fuertes de Bulgaria. Construida en terreno escarpado, un gran barranco cae hasta el río Yantra, a los pies de la ciudad. Paseando por ella vimos que aún conserva en varias de sus calles del centro esa arquitectura medieval que te transporta al pasado y que es uno de los argumentos que hacen de la antigua ciudad de los zares en Bulgaria un reclamo turístico; además, por la zona del centro puedes encontrar numerosas mansiones, grandes y recargadas, de una época ya algo lejana, así como muchos templos ortodoxos de estilo bizantino. Hay bastantes restaurantes y bares en Veliko Tarnovo, al fin y al cabo es ciudad universitaria. También tiendecitas de souvenirs y pequeños comercios con artesanía local y bastante original entre sus callejuelas del casco antiguo. La ciudad se visita en poco tiempo, no es muy grande, pero tiene cierto encanto y bastante historia. Aunque nosotros no hiciéramos nada parecido, también hay varias rutas de senderismo y similares para hacer por los alrededores, si vienes con más tiempo.     Pero sin duda lo más destacable de Veliko Tarnovo es la fortaleza de Tsarevets, ubicada junto a la ciudad tras un corto paseo caminando desde el centro. Esta descomunal fortaleza medieval fue el lugar al que más tiempo dedicamos, recorriendo todos los rincones y disfrutando de las vistas desde sus enormes muros. Lo que más me llamó la atención fue, situada en lo alto del complejo, la Catedral Patriarcal de la Sagrada Ascensión de Dios. Este templo por fuera no parece nada excepcional, pero por dentro tenía todos los frescos pintados en un estilo entre grafitero y modernista que nos encantó, era como ver a Jesucristo y los apóstoles metidos en un comic de Batman futurista. Una pena que no estuviera permitido hacer fotos dentro. Aquí os dejo algunos links externos que he encontrado a fotos de los frescos: Foto de los Frescos de la Catedral Patriarcal 1 Foto de los Frescos de la Catedral Patriarcal 2 Y poco más hicimos en Veliko Tarnovo; por la noche hay que decir que esperábamos más ambiente por ser ciudad universitaria, pero tan sólo encontramos 2 o 3 sitios abiertos, aunque hay que tener en cuenta que era miércoles y quizás no supimos buscar bien. De todos modos había sido un día largo y acabamos bastante cansados por la noche, aunque aún así nos dio para tomarnos una copa tranquilamente en un bar con terraza colgante y vistas al barranco y el río.     TRANSPORTE Sofia – Veliko Tarnovo : Bus – Tiempo: 3’5 horas  Precio: 10 €  Veliko Tarnovo – Varna : Bus – Tiempo: 4 horas  Precio: 10 €  ALOJAMIENTO Hostel Mostel -> Cama en habitación compartida. Precio: 12€. La verdad es que el hostel no estaba nada mal, con un pequeño jardín e instalaciones bastante nuevas.       En resumen, Veliko Tarnovo es una gran opción para parar en la zona centro de Bulgaria. Si no tienes pensado hacer rutas por los alrededores quizá sea suficiente con pasar una noche aquí, ya que en un par de ratos puedes ver tanto el centro histórico como la gran fortaleza de Tsarevets, y conocer un poco más de la historia...

read more

Monasterio de Rila

Posted by on 01/08/2012 in Balcanes, Bulgaria, Diarios de viaje, Europa | 0 comments

Monasterio de Rila

Share This: Monasterio de Rila, tesoro entre montañas   Tras Macedonia, llegamos a Sofia desde Skopje en bus (lás líneas ferreas desde el norte acaban en la capital macedonia) después de casi 5 horas y 17 € de billete; pero no me detendré en la capital búlgara en este capítulo, ya volveré a ella más adelante, porque al día siguiente de llegar a Sofia salimos en un tour para ver el famoso Monasterio de Rila, una de las joyas búlgaras. Pese a la cercanía con Sofia -120 kilómetros- la combinación para llegar hasta el Monasterio de Rila en transporte público no es todo lo buena que debería, así que nos decantamos por coger un tour desde el hostel que nos sale a 20 € cada uno. El tour consiste en montarnos en un coche con un búlgaro primo del protagonista de Too Fast, Too Furious y llevarnos pegados al asiento con el cinturón bien puesto hasta las montañas de Rila. El tipo se saltaba la mayoría de reglas de circulación establecidas, pero lo peor no es eso (al fin y al cabo agradecíamos la celeridad), lo peor es que iba recriminando en voz alta a cualquiera que veía hacer lo mismo que él, era un cachondo. Antes de llegar al Monasterio de Rila nuestro conductor paró en un zona boscosa -allí todo es boscoso- para que viéramos una pequeña cueva y una aún más pequeña ermita; ahí es donde erigió su hogar Ivan Rilski (San Juan de Rila en Español, no me preguntéis por qué). Este señor fue el monje que allá por el siglo X se dedicó a la vida ermitaña y acabó fundando el monasterio del que ahora os voy a hablar. Se dice que vivió dentro del tocón de un árbol con forma de ataúd, pero los rumores de santos de hace más de un milenio no me parecen las fuentes más fiables de información.   El Monasterio de Rila es uno de los templos más importantes de la iglesia ortodoxa. De hecho, según datos, cerca de un millón de personas lo visitan cada año, convirtiéndose en uno de los destinos más visitados del país. Enclavado en un parque natural, ha sido destruido y reconstruido varias veces como símbolo de resistencia búlgara, y la verdad es que es una obra de arte metida entre montañas. Con un gran patio interior, tiene varias cúpulas de estilo bizantino, y todo el complejo está exquisitamente pintado, destacando la abundancia de rayas rojas y blancas, así como muchos murales en las paredes. Lo bueno es que entre tanto turista también se puede ver a los propios monjes campando por el patio del monasterio, de un sitio para otro con los peculiares atuendos de los ortodoxos y sus grandes barbas. Una opción muy interesante, si tienes algo más de tiempo, es quedarte a dormir en el propio monasterio, en una de las pequeñas celdas para los monjes -rondan los 20-30 € dependiendo del tipo de habitación-, y levantarte con las campanas matutinas, para integrarte con los locales.   TRANSPORTE El transporte hasta el Monasterio de Rila no es sencillo, si no dispones de vehículo propio. Nosotros, debido a la escasez de tiempo, nos decantamos por la opción de un tour (que no fue un tour, fue un coche que nos llevó y nos trajo de...

read more