Navigation Menu

Viaje por Oceanía y Asia – 15 meses en imagenes

Posted by on 11/04/2016 in Asia, camboya, China, Diarios de viaje, Filipinas, India, Indonesia, Laos, Malasia, Maldivas, Myanmar, Paises, Singapur, Sri Lanka, Tailandia, Un relato de Oceanía y Asia, Vietnam | 1 comment

Viaje por Oceanía y Asia – 15 meses en imagenes

Viaje por Oceanía y Asia – 15 meses en imágenes Ya ha pasado un tiempo desde que volvimos de este último gran viaje por Oceanía y Asia, desde entonces hemos estado ocupados en mil cosas distintas. Ahora quiero recordarlo con este vídeo recopilatorio de fotos del viaje, dedicándole así un buen homenaje. Aunque es complicado resumir 15 meses de viaje en un vídeo de 6 minutos, lo importante ha sido capturar la esencia y dejarnos un buen recuerdo. Sólo con editarlo ya lo ha conseguido. Espero que os guste, nos vemos en el próximo!   Aquí dejo el enlace directo a youtube, por si éste no se ve bien: https://www.youtube.com/watch?v=yRogzoBeF50 Estos son los países en los que estuvimos: Nueva Zelanda Islas Cook Australia Singapur Indonesia Malasia China Filipinas Vietnam Laos Camboya Tailandia Myanmar Sri Lanka Maldivas India La ruta y presupuesto de este gran viaje por Oceanía y Asia los podéis ver en el último post: http://micasaesredonda.com/ruta-por-asia-oceania-itinerario-gastos/ , así como en los 78 posts anteriores podréis encontrar todas nuestras historias e información práctica de los sitios en los que estuvimos, paso a paso....

read more

El Nido, paraíso en Palawan

Posted by on 26/09/2014 in Asia, Diarios de viaje, Filipinas, Un relato de Oceanía y Asia | 14 comments

El Nido, paraíso en Palawan

  Palawan y el Nido, las mejores playas filipinas [mytabs name=’Filipinas III’] Palawan está considerada la última frontera ecológica de Filipinas. Esta maravillosa isla en el occidente del archipiélago, en especial El Nido, ha sido nuestra última parada en este recorrido de 3 semanas por el país. Volamos aquí desde Cebú, y todo el mundo nos había recomendado visitar el Nido, en el extremo norte de la isla. Como tan sólo teníamos 5 días en Palawan decidimos emplearlos todos aquí en lugar de movernos a la carrera por varios sitios. Además, moverse a la carrera por esta isla es más difícil de lo que parece. Cruzar la isla de Palawan desde Puerto Princesa, su capital, hasta El Nido, en el norte, lleva unas cuantas horas. De 5 a 7, más concretamente, dependiendo de si vas en furgoneta o en autobús y de lo majadero que sea el conductor que te lleva (la mayoría lo son bastante). La carretera, sobre todo en la zona norte, se convierte en un cúmulo de curvas, trozos sin asfaltar y carriles en obras que hace que tardes todo ese montón de horas pese a haber tan sólo algo más de 200 kilómetros de distancia. El Nido, el mayor reclamo de toda la isla, es un pequeño pueblo bastante turístico. Se nota en todas las opciones de alojamiento, restaurantes y agencias que crecen como setas en torno a las 4 calles importantes. Pese a ello aquí se respira ese aire tranquilo y algo mochilero, de ambiente relajado en el que, si te escapas 100 metros de las calles principales, puedes ver la vida de los filipinos conservando todo el encanto de pueblo. Un buen indicador del tipo de turismo que atrae El Nido es el hecho de que aquí NO hay cajeros automáticos, más vale venir con el dinero encima. Sin embargo también puedes encontrar hoteles de bastante calidad (aunque ninguno muy grande) y la comida en general es bastante cara, en comparación con otros lugares de Filipinas. Las famosas carenderías, los lugares baratos con comida local a base de ollas que hay por todo el país, son más difíciles de encontrar aquí, y las que vimos tenían peor pinta (comida con demasiado tiempo a la interperie).     El pueblo está flanqueado por montes kársticos, que es la principal atracción de la zona. Toda la bahía de Bacuit, en la que está El Nido, está salpicada de pequeñas islas e islotes con montes verdes que surgen del mar e impresionantes playas junto con pequeñas lagunas escondidas, de aguas azul turquesa y una vida submarina muy abundante. El principal reclamo de esta zona es recorrer esas islas, no te puedes ir de aquí sin hacerlo, merece la pena. La mejor forma para ello es con un tour organizado, no hay muchas más opciones baratas, realmente. Lo disfrutamos mucho, a diferencia de otros tours organizados en los que vas como un rebaño saltando de una foto a la siguiente. Fue un tour bastante tranquilo, con poca gente, y visitando sitios espectaculares y algún buen snorkel. ¿Quizás por ser temporada baja? Puede ser, pero el caso es que lo disfrutamos. Además tuvimos suerte con el día y el sol nos acompañó. Al día siguiente el cielo se cayó en pedazos durante casi toda la tarde. Para más información del tour (y de alojamiento y transportes) id a la pestaña de arriba «Datos Prácticos«....

read more

Filipinas II : Panglao y Malapascua

Posted by on 24/09/2014 in Asia, Diarios de viaje, Filipinas, Un relato de Oceanía y Asia | 6 comments

Filipinas II : Panglao y Malapascua

Panglao y Malapascua, dos destinos de buceo entre sol y lluvia [mytabs name=’Filipinas II’] Panglao y Malapascua son dos famosos destinos de submarinismo en Filipinas. Situadas en Central Visayas, en realidad son dos lugares diferentes entre sí. Mientras Panglao es más accesible y orientada a un turismo algo más convencional, Malapascua es una pequeña isla con vida de pueblo, pese a su gran oferta de buenos hoteles. Dejé el post anterior en que Carlos se volvía para España mientras Jorge, Araceli, Carol y yo desembarcábamos en Tagbilaran, la capital de Bohol. Llegamos tarde, de noche, a eso de las 00:00, y la búsqueda de alojamiento por la ciudad nos confirmó lo que ya suponíamos: Tagbilaran es una ciudad de paso, con poco o nada que merezca la pena. De hecho es un poco agujero, visto de noche, con las calles inundadas de borrachos y gente de lo más rara. La oferta de alojamientos era muy pobre y cara, así que finalmente pasamos la noche en el sitio más barato y menos pútrido que encontramos. A la mañana siguiente nuestros caminos se separaron: Carol y yo nos fuimos a la isla adyacente de Panglao (hay dos puentes que la unen a Bohol) mientras que los chicos se iban a recorrer otros lugares de la isla. Panglao es un destino de buceo, como decía arriba. Es una isla alargada de unos 80 kilómetros cuadrados comunicada con Bohol por carretera. Alona Beach, en la zona sur, es la playa más famosa de la isla. Inundada de resorts, restaurantes y escuelas de buceo, nosotros la conocimos en temporada baja, así que el ambiente era bastante relajado. Pese a ello, los precios son caros, demasiado para nuestro presupuesto. Regateando en el sitio más barato de toda la zona conseguimos pagar más o menos lo mismo que en otros lugares hasta ahora, aunque fuimos pasto de los mosquitos. Los detalles de alojamientos, transportes y buceo los pongo en la otra pestaña de «Datos Prácticos«, arriba. Teníamos pensado hacer una inmersión aquí, para eso veníamos. Como comentaba otras veces esto de bucear está genial, es una maravilla, ves cosas increíbles -peces, corales, Nemo, Willy, Flipper-, todo es rosa… Pero no, no todo es rosa, porque no es barato. Entonces, lamentablemente, en un viaje tan largo tenemos que seleccionar con mucho ojo dónde nos dejamos el dinero en bucear. Preferimos ir más relajados y gastar menos en otros sitios para así poder hacer algunas inmersiones en los sitios que más nos llamen la atención. En Filipinas decidimos bucear un par de veces, y de eso va este post. Por desgracia no tenemos cámara subacuática, así que os quedaréis sin ver lo mejor, lo que nosotros vimos. La inmersión que hicimos en Panglao estuvo genial, y además de ser la más barata que encontramos en toda la playa (después de preguntar en todos los centros de buceo) también fue muy personalizada, ya que resultó que sólo íbamos Carol y yo en el barco. Insisto: viva la temporada baja! Aparte de eso, Alona Beach tiene sitios con los precios por encima de otros lugares turísticos. Hay un exceso de oferta de masajes, tours y gente que te vende hasta a su madre, y una playa que, aunque es bonita, no es demasiado buena para el baño porque está repleta de barcas.     Después de Panglao y Alona Beach nos embarcamos desde Tagbilaran en el ferry nocturno que nos llevó hasta Cebu, y cuando llegamos allí a primera hora de la mañana (5:00 am) cogimos un bus de mil horas hasta Maya, en el norte de...

read more

Filipinas I : Cebu y Siquijor, en las Visayas centrales

Posted by on 22/09/2014 in Asia, Diarios de viaje, Filipinas, Un relato de Oceanía y Asia | 2 comments

Filipinas I : Cebu y Siquijor, en las Visayas centrales

Cebu y Siquijor, Central Visayas I [mytabs name=’Filipinas I’] Desde Macao hemos volado a Filipinas, el último reducto asiático antes del interminable Pacífico. A Carlos le queda una semana escasa antes de la vuelta a España, así que había que elegir bien a dónde iríamos. Como decía al final del post anterior, hemos tenido algunos inconvenientes económicos, y es que cuando nos presentamos en el mostrador de Phillippine Airlines de Macao, la empleada nos exigió tener un billete de salida de Filipinas para permitirnos subir al avión, cosa que no sabíamos (la aerolínea no lo menciona cuando compras el billete). Además, pese a estar haciendo cola desde el comienzo del check-in llegamos al mostrador a tan sólo 15 minutos del cierre porque había sólo 2 personas facturando para todo el vuelo. Con esos 15 minutos de margen no tuvimos tiempo de comprar ningún vuelo por internet así que Carol y yo perdimos el vuelo mientras Carlos se iba él sólo rumbo a Manila. Nosotros tuvimos que pagar otro vuelo nuevo, por supuesto. A nuestra llegada a Filipinas ningún oficial de inmigración nos pidió ningún vuelo de salida, dicho sea de paso.   Quitando derroches económicos absurdos, llegamos a Cebu en avión tras reunirnos de nuevo los 3 en Manila (hablaré de la capital algún post más adelante). A la ciudad de Cebu -la principal de la isla y la segunda en tamaño de Filipinas– le dedicamos una noche, no más, y creo que merecidamente porque ya habíamos tenido suficiente ciudad con Manila; vamos a las búsqueda de pueblos tranquilos y algo de mar para que Carlos pueda remojar sus rastas antes de volver a España.   A la mañana siguiente de llegar a Cebu nos marchamos de ella en autobús con dirección a Moalboal. No teníamos mucha idea de qué sitios podríamos visitar y éste parecía tan bueno como cualquier otro: población pequeña, playa, buen snorkel, buceo, tranquilidad… Allá que vamos! Recorriendo la isla de Cebu en bus se ve que, al menos en las proximidades a la capital, hay bastante población por donde vayas, la vida gira en torno a la carretera y cuesta dejar atrás el continuo de casas sin cesar a ambos lados de ella. Finalmente cuando el bus abandona la costa este para cruzar hacia el oeste por una zona más montañosa las casas se empiezan a ir difuminando hasta tan sólo salpicar de vez en cuando el paisaje de vegetación verde y frondosa.   Al venir a Filipinas jugábamos con una cosa: el monzón. Sabemos que es temporada baja, que suele llover y que una playa sin sol no tiene la misma gracia, pero a cambio tenemos precios más bajos allá donde vamos. Pues bien, hoy es un buen ejemplo de por qué esos precios son más bajos: ha estado todo el día lloviendo, sin parar. La tormenta se nos echó encima por la mañana y no paró, rayos y truenos (y no es una expresión), parecía que Cebu se iba a romper a cachos y se nos iba a caer encima, quedó rebautizada como Ceboom!   Encontramos Moalboal, o más concretamente Panagsama (la zona de playa y turisteo), bastante tranquilo, perfecto para nuestros planes. Es un pequeño pueblo con más de una docena de alojamientos y dive centers en el que parece que casi todo gira alrededor del buceo. Nosotros nos limitamos a ver la zona, hacer snorkel y a no hacer nada (gran actividad… agotadora a veces), aunque es cierto que estuvimos tentados de hacer una inmersión, lástima que el dinero...

read more