Navigation Menu
De safari en Yala

De safari en Yala

on 26/02/2015

Share This:

De safari en Yala.

Dejamos atrás las verdes zonas de montaña del interior de Sri Lanka y nos dirigimos al sureste, a Tissa, el pueblo desde el cual salen los safaris hasta el famoso Parque Nacional de Yala.

Siguiendo nuestra línea de confort con el transporte público ceilanés, pasamos gran parte de las 3 horas de bus desde Ella hasta Tissa de pie. Luego Carol mejoró y se sentó sobre su mochila en el suelo junto a la puerta, siendo pisoteada cada 5 minutos (me cedió el único asiento libre, que para eso soy el anciano). Pero como bien decimos: por 1 € que vale el billete, ¿qué más quieres?

Aunque el bus vaya lleno siempre hay un huequín para dormir

Encomiéndate a todos los Budas de colores

La primera impresión de Tissa fue como la de otros sitios de Sri Lanka: mediocre. Sin mucho que destacar y ni siquiera algún sitio digno para comer, nos dimos un par de vueltas por sus calles y nos concienciamos de que aquí veníamos a lo que veníamos: el safari en Yala, a ver animales y a buscar al leopardo.

Y es que el Parque Nacional de Yala alberga, además de muchas especies de aves y mamíferos, la mayor concentración de leopardos del mundo. Aunque no vayáis a creer que corretean por las calles y se te suben al regazo para que les rasques cuando te descuidas, ya que se estima que hay unos 60 leopardos en los casi 1000 kilómetros cuadrados de extensión del Parque.

Negociamos en nuestra guesthouse un precio por el safari, que por supuesto era el más barato de la ciudad y era tan supersecreto que teníamos prohibido que esa cifra saliera de nuestra boca hasta el fin de nuestros días. Como siempre, vamos. Pongo algo más de información en la pestaña de “Datos Prácticos“.

Nos recogieron a las 5:00 de la mañana y nos encaminamos hacia la entrada al parque a través de la oscuridad de la noche en nuestro jeep para 6 personas. La llegada a la entrada del parque fue un poco decepcionante. Decenas y decenas de réplicas de nuestro jeep, cargados de chinos en su mayoría, hacían cola para sacar las entradas. Sabíamos que era el parque más visitado de todo Sri Lanka, pero esto parecían los coches de choque en el momento álgido de una Feria. Por suerte, una vez empezamos a rodar dentro del parque cada jeep fue tomando diferentes caminos y, aunque casi nunca estás sólo, la sensación de agobio inicial de diluyó.

Disfrutamos de la salida del sol en medio del parque mientras los animales correteaban, demasiado activos. ¿Dónde irán con tanta prisa a esas horas de la mañana?

Atasco en el safari, Yala

Preparándose para el parque de Yala

Animalillos correteando al amanecer en Yala

Bufalos echando carreras, Yala

El Parque de Yala es bonito. Sin haber estado en la sabana africana, siempre me la he imaginado más o menos así. Tierras llanas salpicadas de árboles y numerosos humedales, con muchas aves, muchos mamíferos y también reptiles. Además colinda con el mar y hay una playa a la que todo el mundo va a desayunar (a nosotros nos dieron una bolsa con desayuno típico de Sri Lanka = cosas que pican como los demonios).

Fuimos rodando con el coche, hora tras hora, viendo animales de todo tipo: pajarillos, lagartos, búfalos, más pajarillos (ni un zoólogo lo explicaría mejor, ¿verdad?). También monos, un cocodrilo en la lontananza, ciervos, varias mangostas (no, las de las plagas egipcias no), pelícanos, pavos reales… Un amplio surtido de fauna. Pero del leopardo, ni rastro.

Acuíferos de Yala

Pavo real en todo lo alto, Yala

Vistas del parque de Yala

Pajarillo, Yala

Carol feliz entre animales

Cocodrilo al sol en la distancia, Yala

Lagartos echándose la siesta, Yala

Pavo Real en Yala

Bambis, Yala

Los caminos que recorres con el jeep, Yala

Árboles cargados de pelícanos, Yala

Pelícanos como adornos navideños, Yala

A la búsqueda del leopardo en Yala

Mangosta, Yala

Así es la naturaleza, no puedes elegir a la carta los animales que quieres ver. He de decir que nosotros también estamos un poco gafados en esto del avistamiento de animales. ¿Os conté cuando pasé 3 semanas en Australia y no vi ni un sólo canguro? Nadie se lo cree, pero es cierto. Pues eso. Tras 7 horas recorriendo el Parque de Yala nuestro conductor desistió la búsqueda del leopardo, para otra vez será. Como postre, eso sí, nos obsequió con una bonita manada de elefantes dándose un chapuzón y tomándose un piscolabis en unas charcas, ¡muy monos ellos! Aunque habíamos visto elefantes muchas veces, era la primera que los veíamos en completa libertad.

Elefante y minielefante, Yala

Hora de la ducha, Yala

Familia de elefantes, Yala

Y ahí acabó nuestra experiencia haciendo el safari en Yala. Vimos muchos animales y la verdad es que nos gustó, pero nos fuimos con una sensación de decepción por no haber visto a los leopardos en el -posiblemente- sitio más fácil del mundo para verlos. Nos contentaremos con dormirnos un documental de La 2 y soñar con leopardos.

Éste ha sido más corto de lo habitual, para que no os quejéis de que soy soporífero. El próximo ya veremos… Seguimos a por el último capítulo de Sri Lanka: ¡Las playas del sur!

Alojamiento

  • Tissa: Nos interceptó un chico en el autobús que nos dejó una habitación en su guesthouse por 1000 rupias (6,60€). El sitio se llama Sandalanka y la habitación era espaciosa y estaba bastante bien, con baño dentro (agua fría) y wifi que funcionaba un poco mal. También hicimos con ellos el safari a Yala. Al llegar al alojamiento buscamos en internet acerca de ellos y vimos varias críticas malas de hace tiempo en la guesthouse. A nosotros nos trataron bien y no tuvimos ningún problema.
Tissa - Sandalanka Guesthouse

Tissa – Sandalanka Guesthouse

Transporte

  • Bus Ella – Tissa : El bus iba llenísimo de gente desde Ella, así que no conseguimos asiento hasta bien avanzado el trayecto. De hecho Carol fue las 3 horas de viaje sentada en su mochila junto a la puerta, no había sitio. El bus costó 145 rupias (1€) por cabeza.

Comida

La oferta gastrónomica en Tissa es bastante lamentable. Después de recorrer la calle principal apenas encontramos dos o tres sitios, y tampoco tenían una pinta excesivamente buena para su precio. Acabamos cenando unos rotis baratos en un take away y comprando algo en el super que hay en la ciudad (Food City, la cadena que está por todo el país).

Safari de Yala

Lo negociamos en nuestra guesthouse. Pagamos 5400 rupias (unos 35 €) por persona con desayuno incluido. El safari va desde las 5:00 am, hora en que te recogen en tu alojamiento, hasta las 12:00 pm, hora en la que te dejan de vuelta. En total 7 horas. Este precio incluye también la entrada al Parque de Yala (cuesta 3700 rupias). El safari lo haces en un jeep para 6 personas (3 pares de asientos, bastante cómodo pese a los baches) y está abierto por los lados.

Jeep Safari Yala

Jeep Safari Yala

Todas las fotos, posts e información de Sri Lanka


Kandy, Haputale y Ella, la Sri Lanka montañosa
Las playas de Sri Lanka. Tangalle, Mirissa y Galle

    2 Comments

  1. Los elefantes en libertad no existen, todo el mundo lo sabe! Una pena lo de los leopardos. Si que parece mas flojo el país comparado con los ultimos posts, en India volveis a poner el listón alto.
    Un abrazo.

    • Eso pensamos nosotros de los leopardos, jajaja!
      Déjate de India, en Maldivas!

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *