Navigation Menu
De Saigon a Hanoi I : Mui Ne, Dalat y Nha Trang

De Saigon a Hanoi I : Mui Ne, Dalat y Nha Trang

on 18/10/2014

Share This:

De Saigon a Hanoi I : Mui Ne, Dalat y Nha Trang


Rumbo norte por Vietnam, allá vamos después de nuestra visita a Saigon y el Delta del Mekong. Antes de venir teníamos de Vietnam la idea de un país bastante rural y poco explotado turísticamente. ¡Nada más lejos de la realidad! Moverte en bus aquí significa hacer una única ruta costera desde Ho Chi Minh City (Saigon) hasta Hanoi, la capital, y esta ruta está bastante sobreexplotada turísticamente. Como ya comenté en el post anterior, el Open Bus Ticket es la opción más sencilla y la que casi todo el mundo hace, y en este recorrido costero de más de 1500 kilómetros hemos ido parando en diferentes sitios del país.

Por respeto a la salud del lector voy a dividir esta ruta de Saigon a Hanoi en 2 capítulos; no quiero que nadie caiga fulminado y golpee su pantalla con la cabeza, así que he decidido mejor seccionarlo en dos partes, empezando este primer capítulo con los 3 primeros sitios en los que paramos: Mui Ne, Dalat y Nha Trang. Mientras que Mui Ne y Nha Trang son dos (sobrevalorados) destinos de playa por excelencia aquí en Vietnam, Dalat es una ciudad de interior más fresca y montañosa.

Mucha gente viene a Mui Ne porque escucha que es uno de los mejores destinos de playa del país. A lo mejor influye -seguro- el haber venido de Filipinas, pero aún así es difícil encontrarle el encanto a la kilométrica playa de Mui Ne. Consiste en una carretera costera de varios kilómetros salpicada en toda su extensión de resorts, guesthouses, restaurantes y agencias de viaje, antes de llegar al pequeño pueblo de pescadores que hay en su extremo.

Extrañamente para un lugar de playa, la vida parece que se concentra a lo largo de la carretera más que a lo largo de la playa, lo cual ya de por sí no habla demasiado bien de la playa, ¿verdad? El agua marronácea y turbia y la arena con basura y repleta de medusas muertas del tamaño de pizzas familiares no ayudaban tampoco a cambiar esa imagen, así que no es de extrañar que sólo 4 o 5 insensatos vietnamitas se metieran al agua a darse un chapuzón. Queremos pensar que puede ser por la temporada (lluvias), pero la playa de Mui Ne vale más bien poco. Además, es un reducto de rusos hasta tal punto que la gran mayoría de letreros y menús los encuentras en vietnamita y en ruso, pero no en inglés.

Lo mejor de Mui Ne son sus dunas. Alquilamos una moto y nos fuimos a visitar las Dunas Blancas, a unos 20 kilómetros por una buena y despejada carretera. Es lo que más nos gustó de Mui Ne, aunque el sol hizo que nuestra travesía por el desierto durara poco más de media hora, antes de que el riesgo a morir desintegrados se convirtiera en una opción muy probable. Estoy exagerando, en realidad son bastante pequeñas.

También hay una Duna Roja en Mui Ne, más cerca del pueblo, pero al parar vimos que tenía una cuarta parte del encanto de la Duna Blanca y además estaba bastante más repleta de basura.

La otra parada obligatoria en Mui Ne, aparte de la Duna Blanca, es el Fairy Stream. De la carretera principal, allá por el kilómetro 15 o así, entre alojamientos, tiendas y restaurantes, hay un pequeño arroyuelo que puedes remontar caminando descalzo por el agua. Intentan cobrarte algo por entrar, pero creemos que pertenece a los primeros listos que montaron una caseta y te intentan cobrar por si cuela, y con nosotros no coló. Aunque al principio ves bastante basura, rápido el paisaje mejora: laderas de arcilla roja, aguas también rojizas y rocas kársticas lo convierten en un buen paseo para un par de horas o tres.

Barcas tazón, Mui Ne

Concurrido puerto del pueblo en Mui Ne

Medusas de Mui Ne

Duna blanca de Mui Ne

Visitando las dunas, Mui Ne

Duna roja y su basura, Mui Ne

Fairy Stream, Mui Ne

Aguas arcillosas y tierra roja, Fairy Stream

Después de unos días en Mui Ne nos fuimos a Dalat, pequeña ciudad de interior. Nos gustó más que Mui Ne. No se puede decir que sea realmente bonito pero tanto la arquitectura como la distribución urbanística y sobre todo los alrededores lo hacen un buen sitio para pasar un par de días o tres, sin llegar al extremo de los vietnamitas, que vienen aquí de Luna de Miel. Lo bueno es que Dalat es fresco. Sí, sí, fresco. Después de meses de calor agradecimos el desempolvar la chaqueta para algo más que los aeropuertos. Aunque también nos llovió bastante.

Durante un par de días estuvimos recorriendo todos los alrededores de Dalat en una moto que alquilamos, un día fuimos hacia el norte y otro hacia el sur. Sobre todo en la ruta hacia el noroeste de Dalat las carreteras y los paisajes son bastante interesantes y el paseo en moto entre curvas y pequeños puertos merece la pena, aunque a la vuelta nos llovió mucho, muchísimo. Tanto que yo creo que no me había mojado así en mi vida, si me tiran a una piscina salgo más seco que ese día después de media hora de moto con un monzón en la cabeza. Y las carreteras -a veces de tierra- se convertían en riadas en las que había que andarse con ojo. También se nos rompió la moto al segundo día, pero conseguimos solucionarlo sin demasiadas complicaciones.

Dalat también es un buen sitio para probar la experiencia de los Easy Riders de Vietnam. Originalmente supuestos veteranos de la guerra que con sus grandes motos te llevan en rutas por carretera desde uno a todos los días que quieras para hacer una inmersión más local en el país, hoy en día abundan las compañías que lo hacen. Casi todas las opiniones que hemos escuchado al respecto son buenas. Nosotros nos quedamos con ganas, decidimos hacer el esfuerzo económico en otro lugar más adelante (no es barato) pero finalmente el precio más barato que encontramos fue en Dalat (lo llegamos a encontrar por 20 US$ al día), así que nos quedamos con las ganas.

Parques en Dalat

Por la campiña en los alrededores de Dalat

Crazy House, Dalat

Elephant Waterfalls, al sur de Dalat

Sillín de bebé homologado, mientras nos reparaban nuestra moto

Entre flores y religión

Niebla en los pasos altos de Vietnam

Después de Dalat paramos en Nha Trang, el Benidorm de Vietnam. En nuestra defensa diré que simplemente paramos para no pegarnos la paliza de mil horas en autobús. Hicimos una noche y volvimos a salir al día siguiente. Y qué demonios, ¡había que verlo! También hay que conocer los sitios más infames para comprobar si es verdad lo que se dice de ellos, no todo va a ser rosa. Y Nha Trang es tal y como lo pintan. Es una ciudad playera con grandes hoteles y enormes bloques de cemento, a imagen y semejanza de otras que hay a lo largo y ancho del mundo. Uno de esos “destinos de vacaciones”. En este caso también lleno de rusos, supongo que debe ser la playa que más cerca quede de la Rusia oriental.

En la defensa de Nha Trang diré que la playa no está tan mal. Grande y ancha, con arena limpia y el agua en un estado decente, al menos si la comparas con Mui Ne. Pero no es un sitio en el que nos quedaríamos más de un día y además es todo bastante más caro que en muchos otros sitios. Hay un gran parque temático (con parque acuático incluido) al que se puede cruzar en uno de los teleféricos más largos del mundo, pero no fuimos.

Árbol cúbico en Nha Trang

Playas de Benido... Nha Trang

Y finalizo por aquí este capítulo, que ya he escrito bastante. En la pestaña de arriba de “Datos Prácticos” pongo información de precios, alojamientos, transportes… En el siguiente (espero no tardar tanto en subirlo) completaré nuestra ruta hasta Hanoi.

Hasta ahora tengo que decir que Vietnam nos está decepcionando un poco, por lo que decía al principio. Está todo muy turistificado, aunque a cambio es un país muy barato. En cuanto a la gente puedes encontrar de todo, hay gente maja y gente que está muy quemada de los turistas. Además son bastante cuadriculados y quieren tener las cosas bajo control siempre. Es muy habitual llegar a cualquier transporte o establecimiento y que te quieran sentar donde ellos dicen o hacer lo que ellos quieran, aunque en cierta manera tienen su encanto por ello.

Nos vemos en el próximo capítulo, siguiendo rumbo norte por Vietnam. Además,¡Todo el mundo coincide en que el norte merece mucho más la pena que el sur!!

Socorroooo! Mui Ne

Alojamiento

Alojamiento
  • Mui Ne: Encontramos un pequeño hotel o guesthouse llamado Duy An. Estaba hacia el kilómetro 17 o 18 hacia el pueblo, cuanto más te alejas de los primeros resorts más económicas son las guesthouses. Aquí pagamos 8 US$ por la habitación con agua caliente y en muy buen estado, El aire acondicionado no nos dejaban usarlo por ese precio, pero se limitaron a quitarnos el mando y en los momentos de máximo calor le dábamos con el dedo (no contaban con mi altura).

    Mui Ne - Day An

    Mui Ne – Day An

  • Dalat: Íbamos con idea de mirar en un par de sitios pero al llegar con el autobús una chica nos ofreció una habitación en una guesthouse nueva por 10 US$ con desayuno incluído, así que fuimos a mirar y nos quedamos. Se llamaba Lôc Bình y no estaba mal, a unos 10 min del centro pero al lado de los buses.

    Dalat - Loc Binh

    Dalat – Loc Binh

  • Nha Trang: Nos quedamos en el Song Linh, en un pequeño callejón junto a la calle principal (junto a la playa) en el que están todos los minihoteles baratos. Aquí pagamos 8 US$, sin desayuno, con agua caliente y ventilador. Correcto, aunque algo peor que los otros dos.

    Nha Trang - Song Linh

    Nha Trang – Song Linh

Transporte

Transporte
  • Alquiler de motos y bicis

Por ahora lo que mejor nos está funcionando para ir conociendo Vietnam es ir alquilando moto en los sitios para recorrer los alrededores. Normalmente los precios suelen estar en unos 4 US$ por una moto semiautomática (con marchas pero sin embrague) o 5 US$ por una automática (scooter). La gasolina también es barata (aunque menos que en otros países) así que te sale muy económico y tienes mucha libertad de movimiento. Sólo tienes que acostumbrarte al caos circulatorio de algunas ciudades.

Otra buena opción para distancias más pequeñas es alquilar una bici. Las puedes conseguir por 1 US$ diario, sencillas y sin marchas, pero es muy buena opción también.

  • Sleeping bus

Para trayectos en bus entre destinos a mucha distancia es muy común el Sleeping bus, con literas en vez de asientos. Esto ya lo vimos en China, y pese a que estos parecen más nuevos y flamantes que los chinos luego son más pequeños e incómodos, sobre todo si mides 1’92 como yo. El mejor consejo es que intentes reservar los asientos de arriba al final. Suele haber 5 asientos juntos y justo los dos de enmedio (dan al pasillo) son los más grandes de todos y te puedes estirar bien a gusto.

Sleeping bus

Sleeping bus

Entradas

Entradas

En Vietnam, como también nos pasó en China, te cobrarán entrada por entrar a casi cualquier sitio. Normalmente es una cantidad pequeña, pero a veces no tiene justificación ninguna, o te cobran primero la entrada y luego te cobran por aparcar la moto. Muchas veces si te pones serio te puedes escapar de pagarla. Digo esto porque hay veces que no es nada oficial ni autorizado, simplemente es un listo que se ha hecho con el sitio y se cree en el derecho de cobrarte por pasar por ahí. Con los parkings de moto pasa muchas veces, te intentan hacer creer que tienes que dejar la moto en su parking cuando luego la puedes dejar en muchos sitios por la calle o a los lados de la carretera. Al menos los vietnamitas lo hacen, ¿por qué tú no?

 

Todas las fotos, posts e información de Vietnam

 

Ho Chi Minh City y el Delta del Mekong
De Saigon a Hanoi II : Hoi An, Hue y Hanoi

Trackbacks/Pingbacks

  1. Ruta por Asia y Oceanía. Itinerario y gastos - Mi casa es redonda | Mi casa es redonda - […] De Saigon a Hanoi I: Mui Ne, Dalat y Nha Trang […]

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *