Navigation Menu
Escapada al Oeste de Asturias

Escapada al Oeste de Asturias

on 30/12/2016

Share This:

Escapada al Oeste de Asturias

¡Cómo nos gusta Asturias! Tanto que hemos querido dedicarle este último post del año de Mi Casa es Redonda. Hemos aprovechado una escapada de fin de semana por el cumple de Carol para conocer la zona Oeste de Asturias, a la que teníamos muchas ganas.

Comenzamos haciendo una parada en Oviedo, la capital, para descansar las piernas y dar una vuelta por el centro. Si no lo conocéis, merece la pena, la ciudad es muy guapa (como dicen por allí).

Calles de Oviedo

Buscábamos algo tranquilo así que para alojarnos elegimos Belmonte de Miranda, un pueblín en el interior, a una hora de Oviedo. Desde aquí la ruta del fin de semana sería:

Día 1: Costa Oeste de Asturias, comenzando en la Playa de las Catedrales (Galicia)

Día 2: Alrededores de Belmonte de Miranda y Parque Natural de Somiedo.

Belmonte de Miranda es un concejo de unos 200 km2 aproximadamente, situado en la zona central del Principado de Asturias, atravesado por ríos y montes que le otorgan un encanto único. La capital es Belmonte, el pueblo más grande del concejo, donde dormimos durante nuestra escapada a Asturias.

El río en Belmonte de Miranda

ALOJAMIENTO

Nos alojamos en el Gran Hotel Rural Cela. El personal del hotel era un encanto, nos trataron fenomenal. El restaurante del hotel ofrece platos típicos de la gastronomía Asturiana. Todo estaba buenísimo, y las raciones eran tamaño Asturias, bien abundantes. El desayuno consistía en un buffet libre con todo tipo de opciones: tortillas de diferentes tipos, embutido, tostadas con tomate, cereales, bollería, fruta, zumos, café, té… vamos, que después de desayunar más vale que lo bajes con un buen paseo!

 

Además, la habitación del hotel era genial. Teníamos el típico balcón cubierto de madera (“corredor” en Asturias) con dos butacas, una mesita y un gran ventanal con unas vistas espectaculares, además de una bañera con hidromasaje en el baño. ¿Se puede pedir más? La verdad es que el hotel es 100% recomendable, tanto por servicios como por trato. Lo reservamos aquí: https://www.selectahotels.com/hoteles-encanto/gran-hotel-rural-cela

Habitación del Gran Hotel Rural Cela

Balcón con vistas, Gran Hotel Rural Cela

Baño de la habitación del Gran Hotel Rural Cela

desayuno del Gran Hotel Cela

Ruta por la costa oeste de Asturias

  • Playa de las Catedrales – Praia das Catedrais

Nuestra primera excursión por la zona fue a lo largo de la costa occidental de Asturias. Decidimos ir en coche desde Belmonte directamente hasta la Playa de las Catedrales, ya en Galicia, y a la vuelta ir haciendo paradas por los diferentes lugares de la costa oeste Asturiana.

El trayecto desde Belmonte hasta la Playa de las Catedrales  dura alrededor de 2 horas por la autovía A8. Esta playa se encuentra en la provincia de Lugo y pertenece al ayuntamiento de Ribadeo, primer pueblo de Lugo si vas desde Asturias. La frontera natural de Lugo y Asturias es la Ria de Ribadeo; desde el Puente de los Santos que cruza la ría hay unas vistas preciosas del entorno.

Al ser Diciembre no tuvimos que reservar con antelación la visita a la Playa de las Catedrales, pero si vas entre el 1 de Julio y el 30 de Septiembre, tendrás que pedir cita previa. Lo puedes hacer desde este enlace: https://ascatedrais.xunta.gal/monatr/inicio?lang=es

Para disfrutar al máximo de la visita, es importante tener en cuenta las mareas. Sólo se puede caminar entre las formaciones rocosas con marea baja. Cuando vas a reservar tu visita en el enlace de arriba, te indica a qué hora serán las mareas para el día seleccionado, algo muy útil para planificar la excursión.

Lo más impresionante de esta playa son los arcos de roca, que en algunos casos llegan a los 30m de altura. Caminar entre ellos y explorar las cuevas y recovecos formados por la erosión y el paso de los años es una auténtica maravilla. Aquí os dejamos unas fotos para terminar de convenceros!

Playa de las Catedrales con marea baja

Carol en la playa de las Catedrales

Entre formaciones rocosas

Alberto en la Playa de las Catedrales

Una juntos! En la Playa de las Catedrales

  • Ribadeo

Nuestra segunda parada del día fue en Ribadeo, aún en la provincia de Lugo. Un pueblo con mucho encanto. El centro del municipio es señorial, elegante, limpio y con bastante ambiente. Merece la pena dar un paseo por sus calles y degustar su famoso pulpo a feira con cachelos (pulpo a la gallega con patatas cocidas, aceite de oliva, pimentón y sal), toda una delicia! Después, se puede bajar la comida dando un paseo hasta el faro de Illa Pancha por el acantilado o a la Playa as Illas, de la que se dice iguala en belleza a su vecina la Playa de las Catedrales.

Ribadeo

  • Castropol

Ya en la parte asturiana de la ría, Castropol es un pueblín a orillas del río Eo, pequeño y tranquilo. Como está a cierta altura, ofrece buenas vistas de la ría y del mar Cantábrico. Es la capital del concejo homónimo.

Carol paseando por Castropol

Calles de Castropol

  • Figueras

Figueras pertenece al concejo de Castropol, aunque está más poblada que la capital del concejo. No paramos, pero nos dijeron que las vistas de la Ría son buenas, y que se pueden visitar varias iglesias, playas, el puerto y el astillero, la principal fuente de ingresos del pueblo.

Figueras, Asturias

  • Tapia de Casariego

Uno de sus principales atractivos es el faro, situado en un islote llamado Tapia y comunicado con tierra firme por un espigón. Su localización hace que las vistas sean espectaculares.

Otra visita que merece la pena hacer es a sus playas, en especial la playa  urbana de Anguileiro, donde se realiza un campeonato internacional de surf en Semana Santa.

  • Navia

Ya llevábamos más o menos la mitad del camino y decidimos parar a comer en Navia. ¡Fue todo una cierto! Comimos en el restaurante “El Sotanillo”, donde nos trataron fenomenal, estaba todo buenísimo y a un precio inmejorable. Los camareros eran muy amables, nos recomendaron qué comer, qué sitios visitar y nos estuvieron contando cosas acerca del pueblo. Mientras tanto, los lugareños que pasaban por nuestro lado se paraban a hablar con nosotros, así que recomendamos sin duda este sitio!

En cuanto a qué ver en Navia, el pueblo en sí merece una visita, pero si se dispone de tiempo, también se puede aprovechar para explorar sus alrededores. Se puede dar un paseo por el pueblo y, si hace bueno, ir a las playas. Nosotros no fuimos, era Diciembre, pero por lo visto hay playas preciosas.

Además, Navia recibió hace unos años el Premio a la Excelencia Autocaravanísta, por lo que si vais en auto caravana, este es un buen sitio para hacer base unos días.

Atardecer costa oeste Asturias

Placita en Navia

  • Cascadas de Oneta

Declaradas patrimonio natural, estas cascadas de 15 metros de altura hacen honor a la famosa belleza de Asturias. Además, la ruta que lleva hasta esta cascada es sencilla, son 2 kilómetros (ida y vuelta) entre árboles y vegetación típicos de la zona, de más o menos una hora de duración, y su dificultad es baja. Así que no hace falta ser montañero profesional para admirar este bello paisaje!

  • Castro de Coaña

Si además queréis conocer algo de historia de la zona, la visita al Castro de Coaña es obligatoria. Un castro del Siglo IV a.C. construido por pueblos castreños y posteriormente habitado por otros como los celtas y romanos. En el aula didáctica de las instalaciones explican qué es cada construcción y cómo y para qué se utilizaban. Muy interesante.  Es importante informarse bien de los horarios de apertura y las visitas guiadas antes de ir, ya que no siempre abre fuera de temporada turística.

  • Luarca

Proseguimos con la ruta en dirección Este hasta Luarca. Todos los pueblos anteriores nos habían encantado, pero Luarca nos enamoró. Conocida como la Villa Blanca de la Costa Verde, lo mejor es aparcar el coche y caminar para disfrutar de las vistas de las casas, escalonadas hacia lo alto del monte, la gente, los puentes, los bares, y cafeterías del pueblo. Todo tiene mucho encanto.

Luarca

Como colofón final, recomendamos subir hasta el cementerio. Por lo visto está muy de moda el turismo de cementerios y este es uno de los destacados entre los más bonitos por su ubicación mirando al mar. A mí esto no me hacía demasiada ilusión, pero es cierto que cuando estás allí, las vistas de todo el pueblo son espectaculares. Está en lo alto del monte y se puede apreciar todo el pueblo desde arriba, con el mar al fondo, el faro y ese color verde esmeralda tan característico de la zona que lo inunda todo. De verdad es precioso.

Como dato curioso, en este cementerio reposan los restos del famoso Premio Nobel y vecino del pueblo Severo Ochoa.

cementerio de Luarca

  • Cabo Vidío

De camino a Cudillero, es casi obligatorio parar en uno de los muchos acantilados que bañan la costa Oeste Asturiana. Nosotros elegimos Cabo Vidío, que forma un acantilado a unos 80m sobre el nivel del mar, donde se pueden apreciar unas vistas sensacionales del mar Cantábrico en todo su esplendor.

Acantilados de la cabo Vidío

Faro de Cabo Vidío

  • Cudillero

Nuestra última parada del día era el mágico Cudillero. Es único y especial, por su enclave en una pequeña bahía. Esta parte del pueblo, en forma de anfiteatro, asciende hasta la cima del monte, estando todas las casas en cuesta.

Cudillero al atardecer

Plaza de Cudillero

En cuanto llegamos, lo primero que hicimos fue subir al mirador por las sinuosas “calles” o pasajes, que no superan el metro y medio de ancho, y múltiples escaleras, siguiendo los peces azules pintados en el suelo. Hay varios miradores y recorridos de interés  y los caminos están marcados con pinturas en el suelo de peces, anclas y barcos, y cada dibujo lleva a un mirador diferente:

El barco representa “el recorrido de la espera”, de unos 700m, en honor a las mujeres de los pescadores que cada día esperaban a sus maridos para ayudarles a descargar y vender el pescado.

El ancla verde señala el recorrido “paseando por los barrios pesqueros” de unos 600m por los distintos barrios de la villa.

Por último, el pez azul muestra “la ronda de los vigías”, que asciende hasta los miradores más altos del pueblo, ofreciendo las mejores vistas. Son unos 400m en constante ascenso. Este recorrido lleva cerca del mirador más famoso, el mirador de la Atalaya, desde donde se ve todo el pueblo y el puerto.

Además, se puede aprovechar para comer pescado fresco y marisco de la zona en los diferentes restaurantes de la placita. Muy turísticos, sí, pero la calidad es buena.

Nosotros llegamos a Cudillero cuando estaba atardeciendo, y fue un acierto porque de día el pueblo es precioso, pero de noche es mágico.

Cudillero de noche

 

 

Aquí finalizó nuestra ruta por la costa Oeste de Asturias. Una gran desconocida que no tiene nada que envidiar a otras rutas costeras del Norte de España. Por supuesto hay más pueblos para parar y más sitios que ver, pero no nos dio para más!

Después de este intenso día, nos volvimos a Belmonte de Miranda, donde teníamos el alojamiento, a descansar y reponer fuerzas, ya que al día siguiente nos esperaba el famoso Parque Natural de Somiedo.

 

Ruta por el Parque Natural de Somiedo

En Belmonte, el pueblo donde nos alojábamos, hay una oficina de turismo donde nos informaron de todo lo que se puede hacer por la zona. Como teníamos poco tiempo porque era domingo y teníamos que volver a Madrid, la señora de la oficina nos propuso una ruta cortita, prácticamente entera en coche,  y teniendo en cuenta el clima, ya que nevó durante varios días y había varias carreteras o cortadas o con mucho hielo.

Estos son los lugares que nos recomendaron:

Además de los alrededores de Belmonte de Miranda, visitar la fundación “Oso de Asturias” y “los cercados oseros”, en Proaza, el Parque de la Prehistoria de Teverga, la Senda del Oso, Pola de Somiedo y el Parque Natural de Somiedo, y por último los Lagos de Saliencia, para ya cruzar el puerto de Somiedo y volver para Madrid.

Belmonte de Miranda

Por el oeste Asturiano

  • Fundación Oso de Asturias

La señorina de la oficina de turismo de Belmonte nos comentó que en esta zona hay unos cercaos donde hay osos, y poco más, así que íbamos un poco reticentes sin saber muy bien qué nos íbamos a encontrar. Pero como somos así, de informarnos más bien poco, decidimos ir y ver, total, ¡era gratis! Desde Belmonte hasta Proaza tardamos casi una hora en coche. Cuando llegamos a los cercados nos pusimos a leer los carteles y aprendimos que es una fundación que se dedica a la sensibilización sobre la situación del oso pardo cantábrico; también proponen actividades de educación ambiental y valores, y llevan a cabo proyectos de investigación científica sobre este oso y su hábitat. También había carteles explicativos describiendo a los osos que viven allí y por qué están en los cercaos. Por ejemplo, la osa Molina fue rescatada tras despeñarse y nunca la pudieron reintroducir en la naturaleza.

Y por supuesto vimos tres osos! De lejos, dentro de un cercao y sabiendo que les ha sucedido algo lo suficientemente grave como para no poder estar en libertad.

Fundación del oso

  • Parque de la Prehistoria de Teverga

Seguimos nuestra ruta hasta Teverga, donde se encuentra el Parque de la Prehistoria, donde hay recreaciones de cuevas y pinturas rupestres de diferentes épocas, un aula didáctica y animales en cercaos.

No entramos en las cuevas al no tener demasiado tiempo pero sí nos acercamos a ver a los animales. Son una pareja de caballos Przewalski, de origen prehistórico, dos ejemplares de bisonte europeo y otra pareja de Uros de Heck, considerado antepasado de las vacas.

No podemos contar mucho más porque no le dedicamos demasiado tiempo pero seguro que es interesante para ir con niños y aprender más acerca del arte rupestre.

Bisonte Europeo en Asturias

caballos Przewalski

Uros de Heck

  • Senda del Oso

No os voy a mentir, no la hicimos. Pero sí pasamos al lado de gran parte de la senda, en coche, eso sí. Y como nos pareció preciosa, os lo cuento.

La ruta es una antigua vía del ferrocarril minero de Teverga, y atraviesa, además de un espectacular paisaje, puentes, desfiladeros y túneles, que le añade gran atractivo.

Es una ruta de más de 30km en un solo sentido, prácticamente llana, perfecta para recorrer ya sea caminando o en bici.

Normalmente la gente la empieza en Proaza, en la zona de los cercados de los osos que os contaba más arriba, pero esto puede variar ya que cada uno adapta el recorrido a sus posibilidades.

Si podéis, hacedla. Nosotros tenemos claro que vamos a volver y no a pasar por su lado en coche, porque parece ser espectacular.

De ruta por el Parque de Somiedo

Carreteras asturianas

  • Lagos de Saliencia

Antes de llegar a Pola de Somiedo queríamos ir a los Lagos de Saliencia. Desde Proaza llegamos en coche hasta San Martín, y ahí nos desviamos por la carretera AS-265. Esta carretera atraviesa un puerto de montaña, el Puerto de San Lorenzo, y ofrece unas vistas que quitan el hipo. La cima estaba nevada, lo que confería al paisaje un encanto especial.

Desde ahí bajamos el puerto en dirección Pola de Somiedo pero nos desviamos de nuevo en dirección al pueblo de Saliencia. La señora de la oficina de turismo nos recomendó parar en Veigas, un pueblo de camino a los lagos, y preguntar el estado de la carretera. Sólo encontramos en Veigas a un señor mayor que no supo darnos demasiada información, sólo que al no ser un tramo muy transitado, no pasan máquinas quitanieves con demasiada frecuencia. Y efectivamente, al poco de pasar Veigas, la carretera se tornó impracticable, llena de hielo y bastante peligrosa, así que tras un par de patinazos de rueda nos dimos la vuelta y dejamos los lagos para la próxima visita. Moraleja: informaos bien si vais en invierno sobre estas cosas para que no os pase lo mismo que a nosotros!

Cruzando un puerto de montaña

  • Pola de Somiedo

Llegamos al último lugar que visitamos en Asturias: Pola de Somiedo. El pueblo es bonito y es la base para cualquier actividad que se quiera realizar por el Parque Natural de Somiedo, además hay varias iglesias para visitar, varios alojamientos y un montón de restaurantes. Desde aquí se puede realizar numerosas rutas de senderismo y actividades por el Parque y sin duda merece la pena. ¡Asturias en general merece la pena!

Desde aquí pusimos rumbo a Madrid, cruzando el Puerto de Somiedo, con más hielo del que nos gustaría en la carretera.

Nieve en Asturias

Ha sido un fin de semana corto e intenso pero ha hecho que Asturias nos guste aún más, si cabe. Nuestra recomendación es que miréis con antelación si los lugares a los que queréis ir están abiertos los días que vais a visitarlos, y mucho cuidado si vais en coche, que las carreteras están en buen estado pero es fácil encontrar hielo en invierno y hay que extremar la precaución. Por supuesto, también recomendamos emplear más tiempo si se quiere conocer bien a fondo. O no ser tan ambicioso y querer verlo todo en un día y medio! Sea como fuere, siempre es un gusto ir a Asturias, por su comida, su gente, sus paisajes, su verde tan característico, sus contrastes entre mar y montaña… ¡Un paraíso cerca de casa!

 

Post Escrito por Carol

Nomads Spain – Nuevo proyecto

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *