Navigation Menu
Ruta por los Balcanes

Ruta por los Balcanes

on 20/07/2012

Share This:

 Ruta por los Balcanes, en el borde de Europa

 

mapa de ruta por los balcanes

 

Y allá vamos de nuevo, con una nueva entrega vacacional… Con todos ustedes una nueva ruta por los Balcanes, para niños y mayores, pescadores y futbolistas! O algo así era..

Digamos que es una ruta por esa zona de la vieja Europa suroriental bastante desconocida y con ese carácter tan marcado, a quién no le han llamado alguna vez la atención los Balcanes? Está bien, puede que no a mucha gente, pero a mí sí, siempre me he querido ver dentro de una peli de Kusturica, escuchando esa pegadiza y fascinante música balcánica… aunque luego la realidad es otra, evidentemente.

Lamentablemente, las limitaciones idiomáticas hacen que no se le pueda sacar todo el jugo que se le podría sacar a un viaje a esta zona del mundo. Si te consiguieras hacer entender con todos los lugareños seguro que hay cientos de historias increíbles listas para ser escuchadas, porque desde luego se puede decir que es una zona convulsa y en permanente cambio.

El recorrido exacto de nuestra ruta por los balcanes ha sido:

Madrid
– Budapest (HUN)
– Bratislava (SVK)
– Budapest(HUN)
– Belgrado (SRB)
– Skopje (MKD)
– Prizren (KOS)
– Tirana (ALB)
– Durrës (ALB)
– Berat (ALB)
– Ohrid (MKD)
– Skopje (MKD)
– Sofia (BGR)
– Monasterio de Rila (BGR)
– Veliko Tarnovo (BGR)
– Varna (BGR)
– Sofia (BGR)
Madrid

Y todo ello en unos 17 días. Increible, verdad?

Los integrantes del viaje fuimos tres (Durán, Carol y yo) en la etapa de Budapest y Bratislava, y para el resto del viaje lo hicimos tan sólo Durán y un servidor. Y sí, fuimos capaces de aguantarnos mutuamente durante todo este tiempo, y nuestro hígado también aguantó, cosa que pusimos en duda en algún que otro punto del viaje.

Y como creo que a veces me puedo poner muy pesado relatando los diarios día a día (ni que esto fuera un blog!), esta vez creo que lo haré más liviano cual pluma y escribiré una entrada por cada uno de los sitios visitados, contando a grandes rasgos nuestra experiencia y algo de información útil.

Antes de empezar quiero matizar que el viaje no recorre en su totalidad los Balcanes, como tampoco todos los sitios en los que estuvimos pertenecen a ellos, por ejemplo Budapest y Bratislava, ya que ni Hungría ni mucho menos Eslovaquia se pueden considerar dentro de los países balcánicos. No pasamos, por motivos de que uno u otro ya lo había visitado previamente, por Bosnia, Croacia o Montenegro, que sí pertenecen.

 

CONSIDERACIONES a tomar antes de emprender una ruta por los Balcanes:

Ninguna en especial. Es un viaje como a cualquier otra parte del mundo. Un poco más “aventurero” que si te vas a la Europa más civilizada y un poco menos que si te vas a algún exótico país desconocido. Pese a ello, algunas cosas que se podrían tener en cuenta:

 

CLIMA: El clima en la zona balcánica es por lo general bastante extremo, debido a su continentalidad. Esto quiere decir muy frío en invierno y bastante caluroso en verano. Nosotros fuimos en Julio y sí que notamos el calor. Donde más lo sufrimos fue en Skopje y Tirana, no sé si fue algo puntual o es habitual. Donde menos, extrañamente, fue en Budapest, que llovió y hubo que salir con una chaquetilla (y digo extrañamente porque la vez anterior que lo visité sí pasé mucho calor). En definitiva, para un viaje en verano por la zona, sin tener previsto hacer rutas de montaña, hay que llevar sobre todo ropa fresca: bermudas, tirantes… y alguna chaquetilla de apoyo.

 

MONEDA: Os vais a volver locos. Cada país tiene su propia moneda y son países pequeños que se visitan rápido. Salvo Kosovo, que tienen euro. Y los índices de cambio son totalmente distintos de un sitio a otro. Nosotros teníamos algo de efectivo en euros, como emergencia para ir cambiando, y luego íbamos sacando dinero en los cajeros, ya que más o menos te roban lo mismo en comisiones que en casas de cambio. Siempre es bueno no llevar sólo efectivo para cambiar, ya que se puede dar el caso de que tu tren/autobús llegué a una ciudad a las tantas de la noche (o muy temprano) y la única opción de conseguir dinero fresco sea en cajeros automáticos: las casas de cambio tienen unos horarios limitados.

 

DOCUMENTACIÓN: No son necesarios visados, evidentemente. Con llevar el pasaporte es más que suficiente, y en muchos sitios con dni sobra (yo prefiero llevar siempre el pasaporte, así además tienes 2 tipos distintos de documentación por si perdieras alguno de ellos por cualquier motivo).

 

IDIOMA y (sobre todo) ALFABETO: Del idioma hablado -a no ser que lo hayas estudiado específicamente- no te vas a enterar de la misa la mitad. El inglés lo hablan en algunos sitios más que en otros, en general en casi todos los sitios turísticos te entenderás chapurreando inglés. Me sorprendió Macedonia, todo el que encontramos (incluso preguntando a gente por la calle) hablaba medianamente bien inglés. Por el contrario, en Albania es donde menos inglés se hablaba, a nuestro parecer.
El alfabeto es otro cantar. Nuestro querido cirílico! Nosotros llevábamos un par de chuletas con la transcripción del cirílico al latino, y la verdad hay que decir que luego tampoco es para tanto, en 2 días y poniendo un poco de interés te acostumbras a que la “P” es la “R”, la “casita” es la “P”, la “montaña” es la “L” y así sucesivamente (están locos estos cirílicos…). Además, el cirílico cambia de un país a otro, aunque conserva la mayoría de rasgos comunes. El que más diferente nos pareció fue el de Bulgaria. También hay que decir que la mayoría de carteles e indicaciones –por ejemplo en las carreteras- están en ambos alfabetos, cirílico y latino. NOTA: En Albania y Kosovo, pese a estar ahí en todo el meollo, tienen alfabeto latino.

 

PRESUPUESTO: Hay que decir que la zona es bastante barata. Tampoco estuvimos apenas tiempo en ningún país específico como para poder generalizar, pero la impresión que me llevé es que lo más caro fue Budapest y Bratislava y lo más barato Albania y Bulgaria. Nuestro presupuesto rondó los 700 euros, sin incluir los vuelos. Pero no cocinamos y nos gusta mucho el cerveceo, así que se puede hacer más barato.

 

 

Y poco más que añadir a esta introducción. A partir de aquí podréis ir leyendo capítulo por capítulo al ruta que hicimos, espero que os sirva de ayuda o al menos lo disfrutéis!


AGRA
Budapest

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *